Archivo de la etiqueta: WILLIAM_BLAKE

6 de noviembre de 2013: William Blake

Reunidxs: Isabel, Toñi, Pilar G., Maite, Seve, Josefina, Eugenio, Pilar, Mercedes y Valentín.

Isabel comienza su intervención leyendo un esbozo biográfico del autor: comenta que nació en el seno de una familia de clase media de padre comerciante (indica Seve que regentaba una mercería), que pertenecía a los llamados radicales, secta religiosa que interpretaba la Biblia con la mayor fidelidad; precisamente la Biblia habría servido de importante fuente de inspiración a Blake; también dice Isabel que éste condenó el matrimonio concertado sin amor y también la castidad, habiendo defendido el derecho de la mujer a su independencia, y añade que fue enterrado en una tumba anónima y exhumado posteriormente para descansar junto a su esposa. Acerca de su obra gráfica, comenta que irradia cierto simbolismo, y que hay una clara influencia de Miguel Ángel (añade Valentín que también de Durero, y Pilar menciona a la madre del poeta, que apoyó su afición a la pintura); Isabel ha visto un documental a través de Internet, sobre las visiones de Blake que son la base de toda su obra: es un vídeo-collage titulado Las visiones en la obra de William Blake, presentado en cierto tono humorístico, con imágenes sampleadas como la del autor a la cual se le mueven boca y ojos mientras va contando su vida y defendiéndose de acusaciones que la tradición ha vertido sobre su figura; dice ser autodidacta y contrario a las normas, no habiendo aprendido nada de ortografía ni de gramática; al final aparecen varios testimonios de artistas influidos por su obra, entre los cuales destaca al grupo musical The Doors, así llamado por un poema de Blake. Isabel hace hincapié en las visiones que tuvo el autor: a los cuatro años en la ventana, a los ocho en los árboles, a los diez el alma del hermano muerto saliendo de su cadáver…; indica que siempre tuvo alucinaciones, y que de ellas no se avergonzaba y las contaba públicamente, lo que le valió el apelativo de “el loco”; también decía que conversaba con espíritus, de lo que se ha deducido que pudo sufrir esquizofrenia. William Blake pertenece a la época del Romanticismo y se dedicó profesionalmente a realizar grabados e ilustrar libros ajenos (menciona Isabel su trabajo para una edición de El Paraíso Perdido de Milton); esta labor la llevó a cabo perfeccionando una nueva técnica de impresión que agilizaba el procedimiento tradicional del grabado en aguafuerte, industria que por su naturaleza limita el número de copias extraibles de cada plancha a 20; indica además que Blake coloreaba una a una las copias, con acuarela. Al respecto, Valentín, que ha practicado el grabado, comenta que la fama de Blake ha dio creciendo en función de la difusión de sus ediciones ilustradas, ya que el conocimiento de las mismas ha sido muy complicado hasta que se han desarrollado los nuevos medios de reproducción. A pregunta de Mercedes sobre el tipo de planchas que se realizan, Isabel contesta que hay de dos tipos: las pruebas de taller y las pruebas de autor, que son las definitivas.
Seve ha leído poemas del autor recopilados en una edición conjunta de El matrimonio del cielo y el infierno y los Cantos de inocencia y de experiencia; menciona a la mujer del poeta, Catherine, a quien él enseñó a leer, a escribir y a pintar (indica Seve que valora mucha este hecho porque él mismo no pudo sacarse el graduado hasta que cumplió los cuarenta); al respecto, Isabel recuerda que ante la imposibilidad por parte de ella de tener hijos, se plantearon que Blake tuviera una concubina, pero aquello entristeció mucho a Catherine y rechazaron la idea. Por último, Seve comenta que es difícil explicar de qué trata un poema, así que prefiere que Maite lea uno de los que él ha destacado: “El negrito”.

Josefina ha leído El matrimonio del cielo y el infierno, y a pregunta de Pilar sobre si trata acerca del matrimonio como institución, ella contesta que no. Comenta que Blake fue un hombre muy trabajador, y que él y su mujer estuvieron un tiempo viviendo con un mecenas que le hacía encargos constantemente, hasta que al final tuvieron que separarse de él porque le marcaba mucho camino y eso irritaba al autor; aunque añade Josefina que este mecenas habría sacado a Blake del pozo, a lo que Pilar pregunta si este pozo era económico o psicológico, y Josefina apostilla que ambos, ya que al trabajar tanto el autor podía evadir su mente. Indica que le decían loco, pero hoy sería considerado depresivo; Josefina cree que eran más bien brotes psicóticos lo que tenía, y que quizá por eso necesitaba trabajar sin descanso (Pilar comenta que era una persona hiperativa y muy inteligente). Josefina dice que Blake se enamoró de Catherine porque ella comprendió sus congojas y le aceptó como era, y añade que sus grabados le han parecido muy interesantes; Isabel comenta que su mujer le ayudaba a componerlos, y que le haría la parte sucia del trabajo, pues de lo contrario habría sido imposible que produjera tanto, a lo que Josefina asiente y confirma que su mujer le ayudaba en su labor, ya que él la instruyó y la convirtió en su brazo derecho. Acerca de los cambios de fe religiosa que le sobrevinieron, señala Josefina que fue un inconformista (Isabel le llama anárquico), y por último subraya que a ella le ha gustado mucho este autor, toda su obra pero sobre todo como grabador.

Eugenio también ha leído El matrimonio del cielo y el infierno, y comenta que el título desvela una unión entre el cielo y el infierno que vendría a significar la conciliación del bien y el mal como partes unidas que subsisten por igual en el ser humano. Indica que se nota que la Biblia ha sido su fuente de inspiración principal, ya que en este poema utiliza un estilo muy bíblico que a Eugenio le ha evocado también el de Milton y el posterior de Nietzsche en Así habló Zarathustra; indica que en esta obra Blake criticó al teólogo sueco Swedenborg, quien hacía poco había llevado a Inglaterra la denominada Nueva Iglesia, con la que el autor tuvo entusiasta contacto inicial pero al poco se decepcionó, en cuanto comenzaron en su seno las luchas por el poder (“por el sillón”, indica Pilar G.); de este poema destaca Eugenio la conversación del narrador con los profetas Isaías y Ezequiel, en la cual están los tres de acuerdo en que la religión ha surgido de los poetas como creadores de la palabra, y que posteriormente ha sido manipulada por los sacerdotes para ejercer el control y la dominación sobre sus pueblos. El carácter rebelde de Blake lo señala a través del poema América, donde expone su visión de las recientes revoluciones americana y francesa, visionando ambas como el origen de un profundo cambio de época hacia una nueva era cósmica de liberación: el personaje principal es Orc, una mezcla de Prometeo, Cristo y Lucifer, quien se enfrenta a una representación del poder para sacar a los hombres de la esclavitud; posteriormente, Blake habría sufrido una profunda decepción política que le tuvo alejado tanto de la vida pública como de la poesía, dedicado casi en exclusiva a su oficio de grabador. De éste destaca Eugenio que nunca editara en imprenta, que todo lo que publicó durante su vida (obra gráfica o escrita) lo hizo mediante la técnica del grabado. Por último, señala que se le considera un prerromántico, y destaca en ello su crítica a la razón, que consideraba un órgano de la opresión sobre el espíritu.

Pilar destaca que William Blake ha sido uno de los principales inspiradores del movimiento hippie de los años sesenta del siglo XX, y que su misticismo ha sido una fuente no sólo artistica sino también social para este grupoy su entorno; al respecto, recuerda al grupo musical The Doors. Destaca de entre la obra del autor su poesía sobre niños, y considera que pudo haber estado traumatizado por no haber tenido descendencia. Acerca de su obra en general, considera que Blake fue un verdadero genio, tanto por su producción gráfica como por su labor literaria; lo describe como excéntrico y quizás bipolar, un auténtico visionario que convirtió sus alucinaciones en arte, a lo que añade que esa locura del autor le resulta muy grata y la da la bienvenida, ya que a través de ella podemos ver aquello que en otras circunstancias no nos sería posible contemplar y comprender por nosotros mismos (Mercedes señala que siempre y cuando la locura no trascienda a terrenos peligrosos, y Maite apostilla que debe ser muy complicado convivir con estos genios). A Pilar le ha recordado la de Blake a la obra del artista plástico contemporáneo Miquel Barceló, y en concreto a su capilla en la Catedral de Mallorca, de la que comenta Eugenio que le parece increíble que se la dejaran construir, y que a él le ha parecido una imagen del mismo infierno. Por último, Pilar subraya la afirmación del autor sobre que todas las cosas residen en la imaginación, y se congratula de esa unión del bien y el mal con la cual el poeta levantó su estandarte.

Mercedes ha leído la completa antología editada por Visor titulada Ver un mundo en un grano de arena, de donde destaca los poemas dedicados a la naturaleza, editados en 1783, y sobre los cuasles comenta Eugenio que representan el máximo contacto del autor con el estilo romántico, ya que después se habría desviado por otros derroteros más personales. También menciona Mercedes el poema Tiriel, que no habría sido publicado en vida del poeta, llegando inédito a nuestra época, aún en forma de manuscrito, y sobre el cual comenta que es un poema mitológico fechado en 1789; respecto a América, de 1793, señala que fue publicado por el propio Blake mediante la técnica propia a la que ya hemos hecho alusión. Acerca de la biografía del autor, indica que tuvo una personalidad maniacodepresiva y una gran sensibilidad, y dice que ella ha admirado sus grabados a través de un listado ordenado cronológicamente de los encargos que le hicieron, que ha encontrado en Internet. Finalmente, Mercedes menciona al hermano de Blake, que murió siendo muy joven y cuyo espíritu, según testimonio del propio autor, le habría acompañado durante su vida.

A Valentín le ha parecido un autor muy interesante, y también contradictorio; considera que fue un transgresor y no logró que en su época le entendieran. Comenta que es un icono de la Contracultura de los años sesenta del siglo XX, y también ha marcado el estilo estético gótico; acerca de su pintura, indica que las posturas de los cuerpos eran poco naturales. Destaca que en su concepción de la existencia prevalece la eterna lucha entre el bien y el mal, ante la cual la pasividad es la peor de las opciones. Valentín lee un fragmento del poema Tririel, cuyo contenido se ha comparado con las comedias fabulosas que compuso Shakespeare; también señala la importancia de su obra gráfica, tomando como ejemplo el grabado que reproduce al demonio infligiendo a Job las úlceras de la lepra, y La escalera de Jacob, que a Valentín le rememora el surrealismo de Dalí.

Toñi ha leído la biografía que sobre el autor ha escrito Chesterton, y comenta que en ella el biógrafo compone una serie de fábulas con distintos personajes conocidos cuya historia reconstruye y en ocasiones transforma (por ejemplo, Goliat mata a David). Acerca de Blake, indica Chesterton que el poeta habría escrito su autobiográfia empezando por el final, y entre sus aspectos personales destaca Toñi que el autor era un hombre pequeño pero capaz de sorprender por su fuerza física. Por último, lee la fábula sobre los cinco ciegos y el elefante, en la cual los primeros intentan averiguar de qué se trata lo segundo, lanzando sus impresiones parciales en función de la parte del animal que están tocando.

Pilar G. ha escrito un texto sobre la relación de Blake con su mujer, y lee una parte en la que se habla de los inconformistas, grupo religioso que decidió no enviar a sus hijos a las escuelas y educarlos en las casas. También lee un fragmento de El matrimonio del cielo y el infierno, en el que un ángel llama idólatra al narrador al haber ratificado éste la observación de un demonio que considera que cualquier ser humano excepcional es digno de adoración por el resto de sus congéneres. Pilar G. confiesa que no ha entendido con claridad al autor, y que la obra de Blake es muy compleja. Añade Isabel que, según el cortometraje que ella ha visto, el autor murió de ictericia.

Maite ha leído poemas de los Cantos de inocencia y experiencia, en edición de Cátedra de cuyo estudio introductorio destaca su calidad. Lee un texto del autor, “El pastor”, cuya sencillez resalta (Pilar llama la atención sobre la expresividad del tono bucólico que emplea el autor), y a continuación lee Maite otro poema sobre la pobreza y la miseria en la niñez, sobre el cual menciona su profundidad y sordidez, e indica el fuerte contraste que se vislumbra entre ambos textos, disparidad que a Maite le ha resultado particularmente reseñable. Después lee un texto propio donde subraya la magnitud de la obra de Blake y su influencia sobre la posteridad, en concreto sobre los Beatniks, a quienes habría transmitido cierta estética religiosa oriental; también menciona a The Doors y a su cantante Jim Morrison, quienes tomaron el nombre de un verso del autor donde habla de las puertas que dan acceso a la perfección. Por último comenta Maite que Blake no nos deja indiferentes, y Mercedes pone el punto final a la sesión leyendo otro de sus poemas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

William Blake (1757-1827)

blake

EL AUTOR

datos biográficos de William Blake en Wikipedia

William Blake en Ite – Ministerio de Educación, España

William Blake: Gloria del cuerpo, psicologia phantastica e imaginación creadora en Phantastika

William Blake y la doble visión / Carolina Krupnik en Universidad de Buenos Aires

William Blake : príncipe mental en Universidad de Buenos Aires

William Blake: Los Sistemas de Opuestos y su Relación con el Conocimiento / María Jimena Rodríguez en Universidad de Buenos Aires

William Blake, vidente de este cielo / Francisco Jimeno en Universidad Complutense de Madrid

William Blake : el industrioso y británico profeta de la Democracia en La biblioteca demente

El viajero mental (I): algunos conceptos sobre William Blake / Ismael Belda en Jot Down

 

 

SU OBRA

obra gráfica de William Blake en Wikimedia

poemas de William Blake en A media voz

Selección de poemas de William Blake por Alejandro Vázquez Ortiz en El cagadero del diablo

texto de Cantos de Inocencia e Experiencia / William Blake en Revista Eutomia

El Libro de Job de William Blake en Fragmentalia

Filosofía pictórica: el genio artístico de William Blake en El vuelo de la lechuza

Usos del concepto de gótico y la obra de William Blake en El sueño de Parrasio

reseña a Ocho ensayos sobre William Blake / Kathleen Raine en Patricia Gómez

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura inglesa, Poesía, Siglo XIX, Siglo XVIII