Archivo de la etiqueta: PROUST

MARCEL PROUST ESTUVO EN AMINTA / Eugenio

El título mismo de su obra magna lo indica: el tiempo. Su lectura es una evocación constante, una forma de ir extrayendo de nuestro interior aquello que los días nos fueron sembrando. Y aunque pueda no ser objetivo, sin duda el poder serlo es la gran virtud que lo avala. Hemos coincidido sobre este punto: la lectura de Proust te lleva hacia tus propios recuerdos, como un sueño o un viaje que haces a tu memoria –bueno, no exactamente: tú no te mueves, es tu memoria la que se desplaza hacia ti mientras contemplas en voz pasiva tan insólito fenómeno. Pero hay más, Proust es mucho más.

Técnicamente, es el iniciador de la autobiografía como andamiaje de la ficción. Antes los hubo, lo sabemos y apreciamos, construcciones de intención literaria que se van cimentando sobre la propia vida de sus autores. Y no sólo eso: toda ficción tiene su base autobiográfica, por extensión es producto de la experiencia, del conocimiento y de la reflexión, pilares ellos individuales, propios y únicos. Pero en el albor del siglo de la tecnocracia, del control mental, de la represión mediática y de la destrucción de los valores del humanismo, Proust indica el punto de partida de la literatura orgullosa de su raíz autobiográfica subyacente, manifiesta, como fuente de la ficción literaria y de la consumación artística. Acabamos de ver dos ejemplos cercanos (André Gide y Colette), también un precursor magistral (el gran Stendhal) y próximos están grandes fabuladores de esto que llamamos fundir vida con literatura, no elegir entre –y elegir por– la locura del Quijote y la lucidez borgiana.

También Proust ha extendido su manto sobre el lema literario del denostado siglo: ¡No a la trama, sí al estilo! Hasta el extremo esta consigna se hizo rasero de la buena literatura, alzada en el Olimpo, emblema del juicio total. “Es que en este libro no pasa nada” es el argumento de la mala lectura. ¿Por qué? Proust lo demuestra: todas las grandes obras de la literatura universal poseen grandes argumentos, y así ocurre en aquellas de las que hay quien dice que en sus páginas “no pasa nada”; la diferencia de calidad consiste en el estilo, que es tan poderoso que ha subyugado la trama convirtiéndola en regato subterráneo, que circula por el subsuelo para mejor alimentar la vegetación y el terruño que sí vemos, la corteza de una inmensa bola de fuego, la piel que sólo cuando brilla bajo la luz nos seduce con su apariencia húmeda y tostada. El estilo, tal y como Proust supo construirlo, es una coraza que para unos se muestra dura e impenetrable y para otros desvela los grandes secretos de la existencia.

Hemos comentado otros aspectos de este autor, todos ellos enlazados con los anteriores puntos: el impresionismo (esa magia que hace piel transparente de la pétrea coraza), la perspectiva del tiempo (un magistral recurso que emplea Proust para ser ubicuo y estar en cada escena como si fuera la primera vez), la ternura de sus sentimientos y la sutileza de sus reflexiones (nada más poético que ir navegando entre las conciencias como él lo hace, permitiendo que escuchemos los suspiros de cada cual sin que oigamos sus parlerías), la sencillez de su sintaxis, muy a pesar de la densidad de las frases (y que hemos de agradecer, también, por supuesto, a sus traductores) y, finalmente, ese espíritu del arte que discurre entre las líneas de su obra, como un efluvio que por costumbre no olemos, pero por necesidad busca nuestra nariz, anhela nuestra boca y agradece nuestro tacto.

No digan he leído a Proust –o tengo que leerlo–; digan leo a Proust.

Eugenio

marzo de 2011

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo NUESTRAS EXPRESIONES

Marcel Proust (1871-1922)

SOBRE EL AUTOR

Marcel Proust en Wikipedia

Frases célebres de Marcel Proust en Frases y pensamientos

Una breve historia de Marcel Proust en Algún día en alguna parte

Aquel poeta llamado Marcel Proust en Algún día en alguna parte

Marcel Proust en Escritos desde la oscuridad

Navegar Proust en solitario en Club de Traductores literarios de Buenos Aires

Proust y Deleuze, por Adolfo Vásquez Rocca en Revista Almiar

SOBRE SU OBRA

Todos los libros de En busca del tiempo perdido en Lecturalia

En busca del tiempo perdido en Wikipedia

En busca del tiempo perdido: Proust en Apostillas literarias

Sobre Proust y En busca del tiempo perdido en Animal literario

Marcel Proust cabeza a cabeza en Club de Traductores literarios de Buenos Aires

2 comentarios

Archivado bajo Literatura francesa, Novela, Siglo XX