Archivo de la etiqueta: MODIANO

25 de abril de 2012: PATRICK MODIANO

Reunidos: Isabel, Pilar, Enrique, Luis, Eugenio, Seve, Rosa, Mercedes, Toñi, María José, Pepi , Laly y Maite.

Isabel lee la biografía editada en Wikipedia, de la que destaca que algunas de las novelas de Modiano han sido llevadas al cine, de la misma manera que el autor ha colaborado en distintos guiones; también resalta las constantes ausencias de sus padres, él dedicado a sus negocios y ella trabajando de actriz; como hecho que marcó su vida, Isabel menciona la muerte de su hermano pequeño, que falleció con diez años de edad; por último, señala la influencia que sobre Modiano ejerció Raymond Queneau, quien al parecer le enseñó algunas técnicas narrativas.

Toñi ha leído El Café de la juventud perdida, que es un lugar de reunión de ambiente bohemio donde aparece una misteriosa chica, cuya madre trabaja en el Moulin Rouge, que comienza a frecuentar el Café por donde van desfilando diversos personajes; entre éstos recuerda Toñi a un joven que no deja de tomar notas acerca de los parroquianos (comenta Luis que en estas notas se va registrando el orden de los personajes a medida que entran en escena, así como los acontecimientos que suceden). La novela está narrada con muy buena prosa y se nutre de los recuerdos que tiene el autor acerca de aquella época, convirtiéndose en una especie de memoria que va situando sobre el papel; señala Luis que la maestría de esta novela radica en los cambios de tiempo verbal, que materializan la confusión propia de un lugar tan frecuentado, donde decenas de voces se entremezclan y no siempre se sabe quién habla; también indica Luis que tiene cierta connotación onírica. A pregunta de Isabel sobre la situación de los hechos en una época, responde Toñi que transcurre durante los años sesenta. Finalmente indica que, a pesar de ser la protagonista, no se cuenta nada sobre la vida de la chica enigmática del rincón, y apunta que la constante de toda la historia es una especie de angustia, ansiedad y miedo, que envuelve a los personajes.

Rosa también ha leído El Café de la juventud perdida y, además de encantarle el título, le ha gustado la novela, especialmente por la mezcla de narradores que la compone, a través de la cual el autor pone sus propias ideas en boca de los personajes; dice Rosa que ella se ha hecho un resumen para tratar de aclarar su lectura. Menciona la teoría de los “puntos fijos” que maneja el escribiente, que le ayuda a conocer a la gente por sus costumbres; María José apunta que existe la misma obsesión en el libro que ella ha leído, y Luis corrobora que el estudio de los hábitos es una constante en la obra de Modiano; Isabel añade que el propio autor ha dicho que tiene la sensación de estar escribiendo siempre la misma obra. Sobre el decorado dice Rosa que abunda la desolación, consecuencia de la reciente ocupación nazi, y destaca las descripciones de París, el ambiente de sus Cafés y la bohemia; finalmente subraya que los cambios de personajes y tiempo es lo que más le ha atraído del libro, aunque confiesa que hasta que no lo terminó, no ha logrado ordenar la historia.

Seve ha leído Un Pedigrí, que tiene carácter biográfico: trata de la vida de sus padres y de amigos de éstos, durante la infancia del autor, que fue muy dura; el protagonista pasa la mayor parte del tiempo en un internado, ya que sus padres están casi siempre ausentes: su padre es un contrabandista y su madre, bailarina, no consigue el éxito en su carrera. El tema central de la novela es la búsqueda de un pedigrí, que el autor siente ausente, y en el decorado subyace también la ocupación alemana.

Eugenio ha leído algunos relatos de Libro de familia; desde la primera línea muestra el autor su deseo de reencontrarse con su propio pasado, del que dice carecer; todos los relatos giran en torno a esa búsqueda personal. Sobre su estilo narrativo, lo considera más similar a la literatura anglófona que a la francesa, y ha tenido la sensación de que en este libro hay notable influencia de Queneau; a este respecto, Eugenio resume la primera historia, en la que ha notado flotar el sentido del humor de Zazie en el Metro, sin el absurdo de esta novela, en la situación cómica generada cuando el autor trate de inscribir a su hija recién nacida en el Registro Civil; al hilo de este hecho, surgen en la sesión diversas anécdotas en torno al registro oficial de los recién nacidos.

Luis sitúa a Modiano en el grupo importante de los escritores franceses vivos, junto a Michon y Quignard; cuenta que antes del Nobel a Le Clézio, se sabía que el máximo aspirante era un francés, y aunque a las puertas estaba Quignard, se pensaba que el favorito era Modiano, circunstancias que decidió a Anagrama a contratar los derechos de sus libros en español. De entre su obra Luis destaca Joyita, donde París se convierte en un personaje más; Dora Bruder, que supone un cambio en su trayectoria, trata la investigación sobre la desaparición de una niña judía; y la Trilogía de la Ocupación, en la que el autor no narra ninguna experiencia personal, sino que deja fluir su denuncia del colaboracionismo con el invasor nazi, y de la cual indica Luis que acaba de publicarse una recopilación de las tres novelas en un solo volumen, editados por Anagrama. Por último puntualiza que Modiano juega con el tiempo en sus obras, convirtiéndolo en materia versátil al servicio de la narración; así mismo, funde los acontecimientos del pasado con la ficción, como en el caso de la Trilogía, mostrando la realidad histórica a través de personajes inventados.

María José afirma que una constante en la obra de Modiano son los recuerdos, ya sean propios y de otras personas. Ella ha leído El horizonte, donde un escritor que trabajó en una “librería sin clientes”, conoció a una mujer a quien recordará treinta años después; inician una relación muy ajetreada, pues a ambos les persigue alguien por distintos motivos; a lo largo de la novela van desfilando diversos personajes, y finalmente ella desaparecerá, de forma voluntaria, pero sin determinarse la causa de su huida. En las páginas de este libro, París ocupa un lugar central, siguiendo la tónica predominante en el autor, según deduce María José de lo escuchado hasta ahora; Luis reitera que el estilo en todas las obras de Modiano es idéntico, aunque Mercedes cree que en la Trilogía de la Ocupación rompe en cierta forma con la pauta, al no basarse en experiencias propias. Isabel recuerda que el mismo autor confiesa tener la sensación de escribir siempre el mismo libro, aunque en cada uno tenga particulares dispersiones; añade Isabel que el estilo es muy grato y engancha, pero Luis la contradice asegurando que el estilo de Modiano no engancha como puede hacerlo un best-seller, sino que gusta por ser limpio y preciso.

Enrique ha leído La ronda de noche, que Luis sitúa entre los títulos de la Trilogía de la Ocupación; pero no le ha gustado porque abundan las bombas, los escombros, los chivatos y los “paseos”. La historia gira en torno a un prostíbulo donde continuamente se producen episodios de traición y venganza. Considera Enrique que estos argumentos que tanto evocan las ignominias competidas por el ser humano a lo largo de la Historia, no consiguen sensibilizarlo sino antes bien le dejan mal cuerpo; Rosa opina que nunca está de más que se sepa lo que ocurrió, que no se olvide; puntualiza María José que, como se suele decir, los errores del pasado se deben tener presentes para evitar que se vuelvan a repetir.

Pilar ha leído Villa triste, historia de una decadencia cuyo acontecimiento principal es el suicidio de uno de los personajes, de quien se sospecha que es espía porque recibe extrañas llamadas a medianoche. El protagonista, para alejarse de la guerra, se refugia en el hostal en un pueblo y allí conoce a un hombre que le muestra una sociedad de élite con la cual comienza a relacionarse; abundan las descripciones de prácticas habituales en los ociosos: golf, vela, fiestas; Pilar lo define como ambiente snob y frívolo, que se aparta de los problemas que está viviendo la gente común; Rosa indica que ya se sabe que en la miseria general hay minorías viviendo a todo tren. Dice Pilar que le ha parecido una historia idónea para hacerse de ella una película (le ha recordado la reciente de Woody Allen, Medianoche en París), y destaca el oscilamiento entre el presente y el pasado que mantiene la narración, aunque no considera que sea una obra demasiado profunda. Según opina, a Modiano le gusta describir los rincones de París (Pilar lo considera enamorado de París), y como persona lo ve de buena familia, pudiente, de vida desahogada (señala Isabel que mide casi dos metros y es, además, una persona muy atractiva), pero a quien sin embargo le hace mella la ausencia de una figura paterna más sólida.

Isabel ha leído Calle de las tiendas oscuras, donde un hombre sin pasado ni memoria, que trabaja como detective, se lanza a la investigación de su propia identidad; es una prosa fluida y le ha enganchado; dice Isabel que le encanta cuando habla de París, y destaca la serie de personajes que van apareciendo y llenan sus páginas; concluye asegurando que no recuerda bien el final, lo que le parece síntoma de haber disfrutado mucho de la lectura. También ha leído Dora Bruder, que le ha gustado aún más; trata de una niña desaparecida y de la búsqueda que el protagonista emprende para esclacer las circunstancias de su historia, a la cual se van uniendo otras que descubre durante la investigación; está situada en el París del 40, durante la ocupación nazi; se pregunta Isabel cómo fue posible aquello, y considera que esta novela ayuda a tomar conciencia de ello: aunque es evidente que sabemos que ocurrió, si no lo seguimos recordando podría volver a suceder de nuevo en cualquier momento. Al hilo, Rosa cree que una situación similar, de repetirse, lo haría en otras circunstancias que escaparían a nuestra percepción, y Eugenio pone como ejemplo la reciente polémica suscitada por la página web de la policía autonómica catalana, que exhibe fotos de manifestantes violentos con el objeto de que la gente los denuncie. Laly cree que revivir aquellas atrocidades obliga a tenerlas presentes y desvía nuestra atención del disfrute de la vida, ya de por sí encarecido, de manera que ella prefiere no pensar en lo que pueda ocurrir mañana.

Laly ha leído Una juventud, y no le ha gustado nada; narra los comienzos de una relación de pareja, y básicamente gira en torno a París, por cuyas calles hace un detallado recorrido. Aclara Luis que no todas las obras de un autor pueden ser emblemáticas.

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Patrick Modiano (1945-)

EL AUTOR

Patrick Modiano en Wikipedia

Patrick Modiano en El poder de la palabra

Patrick Modiano en Anagrama

Patrick Modiano en YouTube

Modianesca / Enrique Vila-Matas en El ayudante de Vilnius


SU OBRA

La luz incierta de los orígenes / Enrique Vila-Matas en El País

Pongamos que hablo de París / Juan Pablo Bertazza en Página 12

Reseña de En el café de la juventud perdida / Patrick Modiano en Tertulia Porvenir XXI

Reseña de En el café de la juventud perdida / Patrick Modiano en Mr. Sambo

Reseña de En el café de la juventud perdida / Patrick Modiano en El lector indiscreto

Reseña de Trilogía de la Ocupación / Patrick Modiano en Je dis ce que j’en sens

Reseña de Trilogía de la Ocupación / Patrick Modiano en La Razón

Reseña de Trilogía de la Ocupación / Patrick Modiano en Revista de Letras

Reseña de Calle de las Tiendas Oscuras / Patrick Modiano en Libro_génica

Reseña de Calle de las Tiendas Oscuras / Patrick Modiano en El Cultural

Reseña de Domingos de Agosto / Patrick Modiano en Escaleras de Papel

Reseña de Flores de ruina y Primavera de perros / Patrick Modiano en Joan Flores Constans

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura francesa, Novela, Siglo XX