Archivo de la etiqueta: ERNAUX

21 de marzo de 2012: ANNIE ERNAUX

Reunidos: Isabel, Laly, Toñi, Sara, Maite, María José, Valentín, Luis, Eugenio, Pilar y Mercedes.

Isabel lee algunos datos biográficos sobre la autora. Destaca que perteneció a una familia trabajadora, y que su madre quiso que fuera una escritora de novelas románticas por lo que quedó perpleja cuando leyó su primera obra; ha sostenido complejas relaciones sentimentales a lo largo de su vida, muchas de ellas reflejadas en sus obras, y, pese a ser catedrática de Literatura, no ejerció la enseñanza. Por último, indica Isabel que la autora define el género de sus novelas como “autosociobiografía”, ya que tratan sobre ella misma y sobre las circunstancias sociales que la rodean, habiendo descrito sus experiencias personales ante un aborto, la curación de un cáncer o la enfermedad que padeció su madre.

Valentín califica a Ernaux como autora de memorias y confesiones íntimas, y señala que, en los escritos que ha leído sobre ella, se indica que sus obras apenas están presentes en las librerías españolas, lo que genera en la sesión un debate donde se discute si existe una discriminación editorial, como defiende Pilar, o se trata de un filtro de calidad, en opinión de Luis; al hilo, recuerda Isabel que a la autora se la ha comparado con Marguerite Duras, a quien vimos en este taller hace unos meses. Valentín lee fragmentos de un artículo de Menéndez Salmón en El País, a propósito de un libro de Moisés Mori: Escenas de la vida de Annie Ernaux, y un texto donde la autora recrea el mito de Edipo y la Esfinge, y en el cual aquél reprocha a ésta que no le proveyera de mayor fortuna en el percance que marcó su tragedia, pese a haberle dado respuesta a la famosa adivinanza: la Esfinge replica que la respuesta de Edipo no fue la correcta, pues en ella olvidó a la mujer. Finalmente, Valentín define la literatura de Ernaux como un vehículo de expresión íntima y femenina, la confesión entendida por la autora como un medio más sincero que la ficción y la ausencia de pudor como una forma de alcanzar una más plena superación personal.

Luis no ha leído nada de la autora. Cree que es una autora poco interesante, comercialmente hablando, ya que pese a estar editada por Gallimard en Francia, en nuestro país apenas hay nada en las librerías; comenta Pilar que sin embargo en Francia es leída en los Institutos de Secundaria y Sara dice que es una autora de culto en su lugar de origen. Indica Luis que puede ser considerada, por determinadas obras, escritora de literatura erótica, y ello da pie a evocar la desaparecida colección de Tusquets, La Sonrisa Vertical, a través de la cual se dio a conocer Almudena Grandes con Las edades de Lulú. Finalmente, indica Luis que este tipo de autores no sirven para incrementar el acervo literario.

Eugenio considera que es una literatura testimonial; indica, al hilo de lo dicho por Luis, que tras la escritura de Ernaux no hay lecturas importantes que le den solidez; señala Luis que, en efecto, la lectura de lo bueno obliga al autor a superarlo. Por otro lado, Eugenio relaciona, tal y como a leído en Internet, a la autora con Genet, por su lenguaje libre de tapujos y su expresión descarnada y sincera, y con Bourdieu, a quien considera que une el intento de alcanzar un conocimiento social mediante el análisis de hechos muy concretos, y de donde cree Eugenio que proviene el calificativo de “socio” que indicó Isabel en el término de “autosociobiográfico” con que la autora define su obra.

Pilar comienza señalando que ella no se considera feminista, pero combate todo tipo de injusticias y una de ellas es la demonización del aborto. Ha leído el argumento de El acontecimiento (que relee en voz alta) y eso le ha rememorado experiencias similares muy cercanas. A raíz del relato de Pilar, se entabla un breve debate sobre los métodos anticonceptivos.

Mercedes ha leído El acontecimiento y sobre ello ha escrito un texto propio. Considera que la autora fue muy valiente al escribirlo, tanto por la índole del tema como por la crudeza que utiliza en su expresión. Indica que en la fecha en que Ernaux abortó, era una práctica penada en Francia, por lo que encontró mucha oposición, no pudo dar con un médico que realizara la intervención y, después de tratar ella misma de provocárselo, finalmente acudió a una abortera; Mercedes comenta que la descripción del hecho es descarnada. Añade que la novela fue escrita treinta años después de los acontecimientos que recoge, y el relato se inicia a raíz de unas pruebas de SIDA que la autora se hizo tras la rotura de un preservativo. Por último, recuerda Mercedes la mención a Sor Sonrisa que hace la autora y define su lectura como una fuente de vivencias, pero en la que echa falta más literatura.

Laly ha leído La place, en francés; comenta que la palabra del título hace referencia a un lugar físico, pero que Ernaux la utiliza para dar nombre a la posición que se ocupa en el orden social. Esta novela es un homenaje a los padres de la autora, sobre todo a su padre, que nacieron campesinos y terminaron regentando una modesta tienda de ultramarinos. Laly lee un texto propio donde destaca el miedo de esta humilde gente a perder lo logrado con su trabajo; señala además que les hubiera gustado que su hija no estudiara y se dedicara al negocio familiar. En la novela, Ernaux cuenta que se avergonzaba de sus orígenes durante su etapa universitaria, y después incluso, cuando estuvo casada con un hombre de familia intelectual; por contra, subraya el encendido orgullo de los padres, que les empuja a esforzarse con vehemencia en saber comportarse en cualquier situación o ambiente. Indica Laly que la escritura es para la autora un reencuentro con la memoria, y por ello afirmaba que debe de utilizarse lo vivido y rechazar todo atisbo de imaginación (comenta Laly que ella no está de acuerdo); también es una forma de encontrar un lenguaje que de lo contrario se perderá, y así, en esta novela se esfuerza Ernaux por recuperar palabras y expresiones de su idioma materno: el dialecto normandés. Destaca finalmente Laly que la prosa de la autora es directa, de frases escuetas, que en ocasiones a ella le han parecido tan breves que le parecía imposible traducirlas al español; por otro lado, señala que muchas escenas de la novela le han evocado la posguerra española, por lo que cree que no existe tanta diferencia entre épocas que son herederas de un conflicto bélico: lee un texto del libro para corroborarlo.

Toñi ha leído Pura pasión, y le ha gustado y provocado en alguna ocasión la risa, como en la escena en que la autora decide ver una película pornográfica y lo hace contemplando en televisión una emisión sin decodificar. La novela trata de la obsesión de la protagonista por un amante que tiene, más joven que ella, casado y con cierto parecido a Alain Delon. Destaca Toñi que se lee fácilmente.

Sara ha leído Pura pasión y lee un texto elaborado en torno a su lectura. Narra la experiencia de una mujer divorciada que inicia una relación íntima con un diplomático de un país del Este, y trata de su obsesión por el amante, profundamente sexual. Sara considera que la escritura de Ernaux es el relato de una vivencia personal, narra lo íntimo pero no cae en el tono lastimero que marca a muchos otros autores. Según ha leído, la autora se considera escritora de realidades universales, y afirma que sus escritos ejercen, al menos sobre ella, cierta función terapéutica. A Sara le ha resultado entretenido, pero echó en falta algo más literario.

María José ha leído algunos textos sobre la autora en Internet, y apunta la definición de “autoficción” que a su obra se ha dado. También resalta la correspondiencia con autores como Bourdieu y Genet, aunque no entiende que en el mismo lugar se compare a Ernaux con Pérec. Lee texto propio donde señala la paradoja vivida entre los dos mundos a los cuales perteneció la autora: el que se forjó con los años y el de su infancia, que nada tenía que ver con el alcanzado, e indica que en todas sus novelas se refleja esta circunstancia. Finalmente, María José recuerda que Ernaux escribió al menos una obra de teatro, que se va a volver a representar en Francia a partir del próximo mayo.

Anuncios

Deja un comentario

marzo 25, 2012 · 4:46 pm

Consentidos, de Annie Ernaux / ROSA

 

He leído “Consentidos” de Annie Ernaux, en el excelente resumen que prepara Eugenio todas las semanas y que nos muestra todos los enlaces con el nombre del autor de turno. Es un desgarrador relato sobre la enfermedad de la madre de la autora, el alzheimer. En él, describe cómo tuvo que afrontar la situación de ver a su madre convertida en una persona olvidadiza, ida, hablando sola, olvidándose de todos y de todo; volviéndose una desconocida. El trabajo de pelear con ella para todo y el verla transformada en una loca. Nos describe paso a paso el tránsito sobre todo lo que tenía que hacer en su día a día para mantener en ella un poco de cordura; las conversaciones que mantiene con la gente y con ella misma sin pies ni cabeza; la risa que a veces provocaba su manera atolondrada de preguntar quién era o como se llamaba su nieto, incluso ella misma, puesto que no conocía a nadie. Al principio sentía vergüenza de acompañar a su madre por la calle y ver en la gente las caras de extrañeza, comicidad o asombro que causaba; pero más tarde cuando su madre muere, nos confiesa que no la hubiera importado estar con ella enferma toda la vida, si no hubiera muerto y se hubiera quedado a su lado.

Es triste ver a un ser querido atacado por esta triste enfermedad. Cuando somos mayores vivimos y disfrutamos los recuerdos de cosas y personas que han llenado nuestra vida y no hay nada más triste que no recordar nada, ni siquiera a los seres más queridos. A esa pérdida de recuerdos termina acompañando una degradación física cada vez más evidente.

Perder así una madre es hacerse adulto de repente. Es perder tus referencias y tus raíces. Es convertirte poco a poco en madre de tu propia madre. Es una lucha sin tregua contra la memoria y el olvido. Es el abandono del alma, del propio cuerpo. Es tu “yo” que se evade de ti dejando a un extraño en tu cuerpo.

“No he salido de mi noche…” termina diciendo.

21 de marzo de 2012
Rosa María Ramos Fernández

Deja un comentario

Archivado bajo NUESTRAS EXPRESIONES

Annie Ernaux (1940-)

LA AUTORA

Annie Ernaux en Wikipedia

Escritura y humillación / Francisca Romeral Rosal en Universidad de Cádiz

Annie Ernaux en Consentidos

Escenas de la vida de Annie Ernaux en BiblioAsturias

 A propósito de Annie Ernaux en Entre las hojas

Y SU OBRA

Diario de afuera, de Annie Ernaux en Las Horas y los Días

El Acontecimiento, de Annie Ernaux en Brutally Crushed

Pura pasión, de Annie Ernaux en Taller Paréntesis

La ocupación, de Annie Ernaux en Apuntes sin papel

Los años, de Annie Ernaux en Monrovia

La mujer helada, de Annie Ernaux por Carolina León

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura francesa, Novela, Siglo XX