Archivo de la etiqueta: BOURDIEU

22 de febrero de 2012: PIERRE BOURDIEU

Reunidos: Toñi, Sara, Rosa, Maite, María José, Valentín, Luis, Eugenio, Pepe, Pilar, Mercedes, Enrique, Pepi, Isabel y Laly.Isabel comienza leyendo datos biográficos recogidos de la Wikipedia. Destaca el periodo argelino, a raíz de una visita de estudios de postgrado que realizó el autor a este país del Magreb, y de la cual ha visto un documental fotográfico que le ha parecido muy interesante; comenta Mercedes que se trata de una exposición que se dio durante el último enero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. También subraya Isabel que Bourdieu ocupó durante más de veinticinco años la dirección de una revista de estudios sociológicos, y que su producción escrita fue extensa, comenzando en los años setenta (dice que a partir de los acontecimientos de Mayo del 68, su voz sonó con fuerza) hasta el final de su vida, cuando su discurso se ha acentuado en contra del Neoliberalismo dominante y a favor de la sociedad civil y de la constitución del Foro Social Mundial. Isabel ha leído Sobre la televisión, y no le ha resultado tan complicado como en un principio creía (Luis comenta que este libro, junto a La dominación masculina, es uno de sus títulos más accesibles; indica Isabel que sobre este otro libro también comenta algo Bourdieu en una entrevista que ella ha visto, donde explica la teoría que en él expone). Isabel lee un texto sobre la televisión donde señala la pérdida de autonomía que ésta produce en el individuo, así como el control político y la violencia simbólica que por medio de ella se ejercen sobre los televidentes. Finalmente, comenta que el autor fue blanco de campañas de desprestigio y destaca su vivo interés por el sistema educativo, cuya importancia radica en ser una fábrica de persona y, sin embargo, su práctica acentúa la desigualdad de oportunidades, ya que no poseen el mismo capital cultural los hijos de obreros que los de profesionales liberales (comenta Mercedes que esto parece obvio e indica Pilar que Bourdieulo ha estudiado a fondo).Laly hace una puntualización etimológica al comentar que el apellido Bourdieu deriva de “Bourreau dieu”, esto es “verdugo de Dios”, por lo cual el autor muestra un patronímico algo irreverente.

Luis señala que es un pensador interesante, complicado en su exposición teórica pero no así en sus análisis prácticos. Recuerda Luis un ensayo de Gustavo Bueno acerca del mismo tema de la televisión, y señala la insensibilidad que producen las escenas visionadas a través de este aparato, en comparación con el efecto que sobre el sujeto provocaría esa misma escena vista en la realidad; indica que ésta es una diferencia de carácter fisiológico en nuestra percepción de la realidad. Señala Luis que Bourdieu rompe la dualidad objetivo-subjetivo al crear el concepto de “hábitus”, que puesto en simbiosis con los de “campo” y “capital”, convierte lo relativo global en un particular verdadero. Luis confiesa que rechazó la sociología a partir de este autor, por considerar que un fisicalismo derivado de la simbiosis hábitus-campo-capital es demasiado enrevesado. Sobre el título La dominación masculina, indica que en él basa su tesis Bourdieu acerca de la necesidad -enfocada a la procreación- de receptividad de la mujer respecto al hombre, concibiendo esta determinación fisiológica desde un punto de vista simbólico; a su vez, advierte Luis sobre el malentendido que esta obra puede causar en una mentalidad feminista. Al hilo señala Toñi que en lo que ella ha leído hay mucho simbolismo, por ejemplo al comparar el concepto de un telar con la mujer; Luis indica que esto deriva de un contraste entre la sensibilidad femenina y el objeto de hierro como materia bruta, que es una comparación que conecta con Las afinidades electivas de Goethe.

Valentín ha leído sobre y del autor en Internet, y destaca su concepción del gusto estético como una cualidad que se da acorde con el estatus social del individuo (comenta Rosa que por ello la apreciación del concepto Arte es tan subjetiva). Habla Valentín de la afición del autor por la fotografía, y en concreto de las imágenes mencionadas por Isabel sobre su viaje a Argelia; Bourdieu no busca en ellas belleza, añade Valentín, sino contenido para sus investigaciones sociológicas. Finalmente, sobre el tema de la televisión, Valentín menciona que Bourdieu se mueve en el capital simbólico cuyo objetivo es el manejo de las masas; lee algunas frases del autor al respecto, destacando la célebre cita de Berkeley (“Ser es ser visto”) y la función de la autocensura.

Para Eugenio la importancia de Bourdieu se encuentra en su método de trabajo, que no es construido como un tamiz a través del cual pasar las observaciones para alcanzar conclusiones generales, como pudiera ser el de los estructuralistas, sino como un colador que recoge datos puntuales que él analiza sin más intención que sacar resultados parciales; pone el ejemplo de la investigación física, que ha reconocido que no se puede estudiar las partículas sin contar con la intromisión del propio observador en los hechos observados, algo que ya se reconoce en antropología, al ser conscientes del efecto distorsionador que un investigador genera en la tribu milenaria que está investigando, causando interferencias sobre los hechos. En la introducción a la obra Las reglas del arte, a propósito del estudio sociológico del arte y de la literatura, Eugenio ha creído ver una superación del nihilismo por parte de Bourdieu, cuando afirma que el hecho de concebir el objeto o causa última de determinados fenómenos como algo incognoscible (y evitando que un concepto final lo aglutine, como es el caso de Dios, la Historia en Hegel, Roma o el Arte como ideal), no es óbice para su investigación y no debe desalentar el estudio, pues las conclusiones, por muy subjetivas o eventuales que sean, dan como fruto diversos y puntuales descubrimientos y tienen la eficacia del conocimiento verdadero. Concluye Eugenio convencido de que el método sociológico emprendido por Bourdieu es un caldo de cultivo idóneo para futuros investigadores, en cualquiera de los terrenos de las ciencias humanas.

Pepe ha leído Las estructuras sociales de la economía, en concreto un estudio sobre la vivienda en la Francia del momento. Analiza los distintos manejos que concluyen en la adquisición de la primera vivienda, destacando la concesión de hipotecas como un modo de mantener a los ciudadanos atados a una deuda; así mismo reflexiona sobre la obligación estatal de facilitar el acceso y sobre la cadena en la producción de viviendas, que se extiende desde financiador y constructor hasta el vendedor, del que hace una parodia donde deja entrever el ocultamiento de la realidad de esa adquisición para embaucar al comprador. A Pepe le ha gustado cómo describe Bourdieu los hechos, y destaca la conclusión que sobre la vivienda ha sacado: la de un fantasma que nos tiene atrapados, pues incluso cuando uno ya tiene casa siempre le acosa la necesidad de cambiar de ella en función de nuevas necesidades o deseos de progresión social.

Pilar dice que, como ha mencionado Luis, ha encontrado al autor algo abstruso y complicado de entender. Ella ha emprendido la lectura de Las reglas del arte y el análisis que Bourdieu realiza sobre La educación sentimental de Flaubert le ha llamado la atención sobre esta obra (indica Luis que Flaubert ha influido no sólo en Literatura, sino también en otras muchas ramas como la Música o la Filosofía). Como la lectura le resultó complicada, Pilar vio algunos vídeos, como la entrevista sobre La dominación masculina donde el autor reflexiona sobre las diferencias entre sexos. Pilar subraya que aunque conciba Bourdieu que a un hijo marca mucho la función social de sus padres demuestra, con ejemplos como el suyo propio (sus padres fueron agricultores), que estas ataduras son perfectamente superables; es decir influyentes pero no determinantes. Pone ejemplos de segregación natural entre hombres y mujeres destacando que en sus estudios universitarios sean ellos más tendentes a la sociología, que es una ciencia que se identifica con las relaciones públicas y la calle, que ellas, cuya elección suele inclinarse por la psicología, que abarca más los asuntos interiores, el hogar y la intimidad. Sobre el capital cultural, menciona Pilar que el idioma que pueda aprender un inmigrante, carece de los elementos culturales que se implican en el conocimiento idiomátivo de los nativos. Finalmente, sobre la supremacía masculina, Pilar indica que muchas mujeres lo han asumido y se muestran dóciles y no son capaces de imponerse con mayor frecuencia en puestos de responsabilidad, como demuestra el hecho de que ellas obtengan mejores notas en la escuela pero después sean superadas en la vida profesional; a raíz de estas observaciones, se abre un pequeño debate sobre los motivos que expliquen estos fenómenos.

Mercedes ha leído Contrafuegos, escrito a finales de los noventa, poco antes de su muerte. Es una crítica del Neoliberalismo, donde el autor se enfrenta a los postulados economicistas del F.M.I. y de otras instituciones similares, y a la globalización. Mercedes lee un texto donde Bourdieu preconiza la cohesión social para hacer frente a la amenaza que implica la dominación del capital financiero, y destaca una entrevista que realiza el autor al presidente del Bundesbank; habla también de un movimiento que unió a los parados franceses entre diciembre de 1997 y abril de 1998 y finalmente lee las famosas recetas neoliberales.

Toñi ha leido El sentido práctico, que le atrajo inicialmente por la comparación que hace al principio entre la mujer y la luna. Habla de telares, ritos y herencias crematísticas, y basa su estudio en usos y costumbres. Luis señala que es un libro muy complejo, básicamente antropológico. Toñi lee un texto sobre el simbolismo del cucharón como icono de mando, indicador de jerarquía y testigo que se traspasa de generación en generación; Enrique sostiene que qué mayor sociología que una mesa bien puesta y toda la familia a su alrededor.

Sara ha leído Autoanálisis de un sociólogo, que es un libro testimonial (el propio autor no quiere hablar de autobiografía, y por eso lo llama “autoanálisis”) y muestra el ambiente académico e intelectual francés de finales de los cincuenta. Sara lee un texto donde destaca los orígenes humildes de Bourdieu y su singladura hasta convertirse en una figura mediática. Por sus páginas pasan Sartre, Levi-Strauss, Raymond Aron y Foucault, entre otros. Es sencillo y corto, pero muy interesante; Sara subraya que el autor habla en este libro de todas las cuestiones que se están tratando en esta sesión y de todos los conceptos que configuran su ciencia.

Rosa comienza su intervención definiendo hábitus como una forma de obrar, pensar y sentir que viene marcada por el estatus social; también define los conceptos de campo y capital, conjunción dinámica en continuo movimiento, cambio y renovación, que genera los hechos sociales en función de las relaciones que se establecen entre las personas. Indica Rosa que Bourdieu añadió a los capitales existentes (económico, cultural, político…) el capital simbólico, que vendría determinado por el grado de reconocimiento y prestigio que ante los demás adquieren los individuos, y que delimita su nivel de integración entre sus semejantes. Finalmente muestra una ilustración con el esquema de intención de voto que elaboró Bourdieu, donde en función del estatus y la capacidad cultural y económica, establece la tendencia política de los grandes grupos que forman la pirámide social.

Laly hace una nueva puntualización etimológica, esta vez sobre el término Hábitus: indica que no proviene de “costumbre”, sino de “vestimenta”.

María José ha leído El baile de los solteros, formado por tres artículos redactados en 1962, 1972 y 1989, respectivamente, y que son distintas tomas de datos sobre el estudio de la soltería entre el campesinado del sur de Francia. Destaca que la soltería entre primogénitos ha aumentado considerablemente, y se explica este hecho por la primacía de la economía urbana, que ha desplazado lo rural y obligado a muchas mujeres y hombres más liberados a emigrar para integrarse en el sistema dominante; sin embargo los primogénitos, herederos de bienes y de cargas de responsabilidad sobre éstos, se ven obligados a quedarse en el campo para no perder el patrimonio; como conclusión, señala el autor la lenta extinción de la economía familiar en la sociedad neoburguesa. Finalmente, María José indica la profusión de mapas, fotos y cuadros estadísticos que completan el estudio.

 

2 comentarios

Archivado bajo REUNIONES

Pierre Bourdieu (1930-2002)

EL AUTOR

Pierre Bourdieu en Wikipedia

Blog sobre Pierre Bourdieu

Pierre Bourdieu diez años después en Clionauta

El trabajo de Bourdieu es una crítica de la dominación: entrevista a Loïc Wacquant en Sociología Contemporánea

Pierre Bourdieu: imágenes en Argelia [documental] en Sociología Contemporánea

El sociólogo que prendió los contrafuegos en Público

Pierre Bourdieu: el intelectual agitador [entrevista en Ajoblanco] en Sociología Contemporánea

Pensar con la mirada en La maja descalza

Pierre Bourdieu en español en YouTube

SU OBRA

La sociología de Pierre Bourdieu [pdf] / Gilberto Giménez en Páginas Prodigy

El sociólogo y el historiador / Pierre Bourdieu & Roger Chartier en Rafa Suárez

Las dos caras del Estado / Pierre Bourdieu en Sociología Contemporánea

Cómo se forma la opinión pública / Pierre Bourdieu en Sociología Contemporánea

Sobre intelectuales y política [texto] / Pierre Bourdieu en La audacia de Aquiles

Más ganancias, menos cultura / Pierre Bourdieu en ART-isima

El oficio de científico [pdf] / Pierre Bourdieu en Sereescritor

Pierre Bordieu y la Sociología del Derecho (varios textos) en Sociología Contemporánea

2 comentarios

Archivado bajo Ensayo, Siglo XX, Sociología