21 de diciembre de 2016: Napoleón en Chamartín / Benito Pérez Galdós

Reunidxs:  Isabel, Consuelo, Toñi, Carmelo, Eugenio, Seve, Benita, Mariajosé, Rufino y Lali.

Isabel abre la sesión señalando que Napoleón en Chamartín es la quinta novela de la primera serie de los Episodios Nacionales de Galdós, y que continúa la historia con Gabriel como protagonista. Toñi señala que ésta no le ha gustado tanto como las anteriores, porque cada vez hay más guerra, y añade que la leyó en una edición ilustrada a lo que Rufino, que confiesa que aún no la ha terminado pero le está gustado y piensa llegar hasta el final, replica que la edición que él está leyendo consta de quinientas y pico páginas.

Mariajosé se encarga de desgranar el argumento leyendo un texto propio donde señala que el interés de los acontecimiento básicamente históricos es menor en esta novela que tiene como fondo la entrada de Napoleón en Madrid, y el entramado gira sobre la preparación de la defensa de la capital por parte del ejército y el pueblo españoles, que no están demasiado preparados para afrontar la llegada de los franceses a cuyas tropas aguardan armados con palos, arma más común incluso cuando desfilan; pero el orgullo les impulsa a la superación del pesimismo y prolifera la patriota creencia de que España todavía puede ser aquel imperio donde no se ponía el sol (Toñi recuerda que algunos cartuchos los rellenaban con mezcla de arena y pólvora). Mariajosé cuenta que el protagonista de la serie, Gabriel, llega a la capital del reino tras la pista de su enamorada Inés, a quien también pretende un tal Diego, que es hombre de alcurnia; sobre esta relación oscilan el resto de personajes, algunos de los cuales ya habían aparecido en novelas anteriores y ahora van llevando sus respectivos caminos, desde los bajos fondos de la urbe a la inflamada vida cortesana. El episodio concluye en el momento en que Gabriel es desterrado por culpa de una conspiración en su contra, a juicio de Rufino porque su instigador, Santorcaz, piensa que Gabriel posee unas cartas que delatan la ascendencia de Inés, dato que a aquél le interesa ocultar.

Isabel comenta que Gabriel marcha hacia Madrid al comienzo de esta novela después de formar parte en la victoria de Bailén, del anterior episodio. El sentido del título de esta quinta entrega es que Napoleón instaló su cuartel general en Chamartín, con intención de quedarse hasta dejar a su hermano como rey; y las intrigas ficticias se desenvuelven a partir de Santorcaz, de quien se sospecha que ha sido espía de los franceses, y de la Condesa, quien se propone hacer ascender a Gabriel en la Corte a lo que él se resiste, tanto por honestidad como porque ella le exige que cesen sus encuentros con Inés. Después de la capitulación de la corona, Santorcaz adquiere un buen cargo en el aparato represor del nuevo monarca y entonces Gabriel es perseguido, se le arresta y lo destierran, momento en que finaliza el episodio, dejando a Inés más o menos integrada en la nueva corte de José Bonaparte. Mariajosé recuerda que en esta novela ya hay una leve introducción de las logias masónicas, a lo que Rufino comenta que la masonería se tiene por algo nefasto pero su existencia no es necesariamente negativa; Carmelo añade que son como una secta formada por gente con mucho poder, tanto económico como cultural, y Eugenio los califica de lobby, mientras Rufino recuerda la enorme influencia política que ejerce el Opus Dei en nuestro país y Mariajosé evoca el reciente libro de Arturo Pérez Reverte, Hombres buenos, donde aparece un conde de Aranda embajador en París que logró financiación para su causa gracias a una señal hecha con su mano y reconocida por su interlocutor como fraternal signo masón.  Carmelo destaca entonces la ayuda mutua que se proveen los masones entre ellos y Eugenio recuerda que es falsa esa imagen enigmática donde los rituales iniciáticos revelan saberes esotéricos; por último, Lali cuenta que un tío político suyo fue encarcelado durante mucho tiempo por masón, a lo que Eugenio señala que hoy en día también hay presos por pertenecer a grupos de ideología anarquista, a lo que Carmelo indica que no cree que existan ya presos políticos en España, a lo que Eugenio recuerda que Alfon fue detenido en la parroquia de su barrio en Vallecas junto a mucha gente que se expuso para acompañarlo, lo que a su juicio es una prueba suficiente de que su encarcelamiento proviene de un montaje policial y su condena es producto de la estrategia que para atemorizar a ciertos colectivos promueve el Estado, acción que él considera política aunque nada tenga que ver con ideologías (también menciona a Nahuel), abriéndose a continuación un largo e intenso debate en torno a lo que consideramos que es política y qué no lo es tanto.

Rufino destaca el ambiente popular que describe la novela, y recuerda que Diego es un vivalavirgen y que las tabernas son foco de reunión donde es fácil terminar con un par de azumbres de vino en el cuerpo. También habla de los fusiles que por escasez son compartidos cada dos soldados (lo que Lali califica de “Ejército de Gila”) y de que en aquel momento están de moda los masones, señalando a continuación que la simbología de este grupo lleva la escuadra y la plomada en homenaje a su origen entre albañiles y constructores medievales. Rufino insiste en que no ha terminado la lectura, pero piensa hacerlo porque le está resultado muy interesante.

Finalmente, Isabel narra que ayer estuvo en el Centro de Mayores Juan XXIII asistiendo a la exposición que Lali y Paco hicieron en torno a Carta de una desconocida y a su autor, Stefan Zweig, tras la cual Lali leyó además un cuento de su cosecha que promete traernos para la próxima sesión. Al hilo recuerda la propia Lali el olvido en que cayó Zweig durante años, ahora recuperado, indica Eugenio que en castellano gracias a la labor editora de Acantilado -y a lo que añade que Zweig sólo es la punta del iceberg de la impresionante cultura que floreció en los últimos años del Imperio Austro-húngaro-, a lo que Carmelo recuerda la emblemática recuperación que del olvido hicieron los de la Generación del 27 respecto a Góngora, en especial Dámaso Alonso.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s