5 de noviembre de 2014: Wilkie Collins

 

Reunidxs: Isabel, Lali, Toñi, Rufino, Maite, María José, Consuelo, Seve, Luis, Eugenio, Josefina, Pilar, Mercedes y Valentín.

Abre la sesión Isabel señalando que Wilkie Collins vivió setenta y tres años y fue novelista, dramaturgo, cuentista y autor de breves ensayos; se le considera creador de la novela policiaca, por la composición de obras que combinan el suspense que genera la construcción de la trama con el relato minucioso de los detalles; su novela más conocida es La dama de blanco. Collins vivió en Italia con su familia y trabajó como aprendiz en una empresa de comercio de té, pero escribía desde muy joven y ya en 1844 terminó una narración de juventud; siguió estudios de Derecho y a la muerte de su padre compuso unas memorias sobre él, pero dedicó entonces gran parte de su tiempo a la pintura y llegó a exponer sus cuadros, por lo que el inicio de su carrera literaria se retrasó hasta que, a través de un amigo común, trabó conocimiento y posterior amistad con Dickens, a quien le unió la afición por el teatro; en colaboración con su célebre contemporáneo escribió alguna obra, y la vida les unió también en relación familiar; además, el autor colaboró en la edición de las cartas de Dickens a la muerte de éste. Collins padeció de gota reumática, por lo que fue tratado con láudano para calmar el dolor, pero le cogió gusto a la droga, llegando a consumirla para crear; en La piedra lunar -donde uno de los personajes sufre paranoias por culpa de este derivado del opio, y cree en la existencia de un clon de sí mismo-, el autor confesó algunos efectos perjudiciales de su adicción, como que olvidaba haber escrito determinadas partes del libro. Respecto a su vida sentimental, Isabel añade que Collins no se casó, pero mantuvo relaciones intermitentes con una viuda y, posteriormente, con la hija de ésta, para finalmente tener tres hijos con una tercera. El autor murió en Londres y en su epitafio fue inmortalizado como el “autor de La dama de blanco”.

Isabel ha leído La piedra lunar, y también ha visto la película, sobre lo cual comenta que hay varias versiones: una de 1934 para el cine y dos (1972 y 1996) para la televisión; indica que la trama de esta novela es muy enrevesada, y se hace largo hasta que llega al nudo en cuestión. Recuerda la escena en que una de las protagonistas se hunde en un inmenso cenagal de arenas movedizas, y recuerda que debido al consumo de láudano, otro de los protagonistas hace algo de lo que no se acuerda; el argumento se basa en el robo de un diamante de incalculable valor, sobre todo para los devotos de un dios hindú; Isabel comenta que a partir del robo se produce un largo espacio en que la trama se enfría, y el detective que investiga el caso se va distrayendo con distintos detalles, dando buen ejemplo de flema británica; también destaca el papel de una criada enamorada de uno de los señoritos, que no tiene nada que ver con el turbio asunto pero lo parece, ya que por culpa de sus orígenes tiene antecedentes. Al hilo, Eugenio recuerda que la novela está escrita por medio de varias voces narradoras, de distintos personajes, e Isabel concluye mencionando los siete u ocho personajes principales que tiene la novela.

Mercedes está leyendo La dama de blanco y le está gustando mucho, así que pide que durante la sesión no se desvele el final. Comenta que, al igual que La piedra lunar, está escrita en varias voces, con distintos puntos de vista sobre un mismo asunto. Añade que existen muchas versiones cinematográficas y que ha encontrado en Internet muy buenas opiniones sobre este título.

Valentín señala que lo que más le ha llamado la atención del autor son diversas frases difundidas por la web; recuerda una en la que se afirma que hay tres cosas que los jóvenes no saben hacer, a saber: saborear el vino, jugar al bridge y decir piropos (advierte María José que esta cita está extraída de La dama de blanco); también decía Collins que no existe hombre sensato que ose sostener conversación con una mujer sin haberla planificado, sentencia ésta que a continuación abre denso debate en torno a inteligencias y entendimientos en función del género, y donde Luis subraya que tratándose de seres humanos no se puede estereotipar, ni razonar con generalizaciones sobre conductas o posiciones éticas. Por último, Valentín nombra el relato de La mano muerta, cuyo texto ha ojeado.

Lali ha leído La reina de corazones, que le ha resultado ameno y le ha gustado. Comenta que lo ve un poco barroco, ya que se extiende mucho en descripciones y, en ocasiones, exige bastante paciencia para su lectura, lo que obliga a aumentar la concentración para no perder algún detalle revelador; al respeto Luis señala que no debemos entender lo extenso como propio del Barroco, ya que forma parte del estilo romántico, y lo ilustra poniendo como ejemplo de lo primero la concisión de Montaigne, y de lo segundo la descripción de Waterloo hecha por Victor Hugo en Los miserables. Lali cuenta que es la historia de tres hermanos ya mayores y retirados de sus profesiones (médico, abogado y vicario), que viven en una misma casa con servidumbre compartida y un día reciben la noticia de que una huérfana, obedeciendo a la última voluntad de sus progenitores, debe pasar seis semanas con uno de ellos, que ejercerá como tutor; en el testamento no se señala el motivo de esta inusual cláusula, cuyo cumplimiento se va retrasando debido a los continuos viajes que la chica realiza por Europa hasta que por fin, cumplidos los veinte años de edad y muy exaltada por sus circunstancias, decide cumplir la voluntad del padre. A uno de los hermanos le parece una locura recibir en su casa a una joven tan vivaracha, pero luego resulta que ella es encantadora y todos se encariñan, incluso el hijo del que ejerce como tutor, que está sensiblemente interesado por ella; pero se encuentra ausente y cuando expira el plazo aún no hay regresado, por lo que su padre y sus tíos idean un plan para retener durante más tiempo a la chica, y así transcurren las siguientes noches contándole cuentos al estilo Sherezade: en total son diez relatos que incluye la novela, de temática variada, abarcando desde lo humorístico al terror, y entre ellos La mano muerta que mencionó Valentín. Lali indica que estos cuentos son lo mejor de la novela, e insiste en que su lectura se hace pesada por lo atenta; no obstante, la minuciosidad del narrador recompensa al lector con explicaciones sobre el carácter de los personajes, sobre la vida de la época y sus costumbres, entre las cuales destaca Lali el pudor femenino ante las vías de información que utiliza la servidumbre. Por último, Lali tiene una duda sobre la traducción, pues se pregunta si en aquellos tiempos existían los “taxis”, a lo que Luis indica que esta palabra proviene de un apellido alemán de finales del siglo XIX y María José comenta que ella pensaba que había derivado de la palabra griega “taquis”, como taquigrafía.

Toñi ha leído Las hojas caídas y le ha gustado. Trata de un chico que habita en una colonia, donde la vida es como en una secta, y un día se enamora de una compañera y los destierran a ambos; durante la travesía en su viaje hacia la metrópoli, el chico conoce a uno que se ofrece a presentarle a un matrimonio que podría acogerle, y le hace entrega de una carta de recomendación; la vida del protagonista comienza a cambiar cuando aparece una sobrina del matrimonio, pero finalmente se aburre, abandona la casa, se marcha y en la calle conoce a una pordiosera. Toñi añade que Collins quiso ampliar esta historia en posteriores novelas, y acerca de su lectura indica que es un jaleo de personajes y se ha perdido un poco, aunque luego volvía a encontrarse; señala que este título lleva signos autobiográficos, principalmente al compararse el autor con las vicisitudes del protagonista, en cuanto al ajetreo de su relación con dos mujeres a un tiempo. Concluye que el final es abierto y que la intención de Collins de haberlo continuado quedó truncada por falta de liquidez, a lo que comenta Mercedes que, dado lo mucho que escribió, más bien parece que le costó ponerse a ello.

Rufino se ha bajado varios libros de Collins para leerlos más adelante con más calma, y lee un análisis publicado en el blog de un club de lectura, reseñando La dama de blanco. Indica que ésta se editó por entregas, y que se superaban las cien mil copias antes de haberse desvelado el desenlace; señala que obtuvo un gran éxito, y que se hicieron muy populares el perfume que usa la protagonista y un baile en honor de la misma. Rufino narra el argumento sin desvelar el final, y destaca que se trata de una relación sentimental con intereferencia de un pretendiente más interesado en las propiedades de la protagonista que en sus características. Indica que es una novela densa, que precisa de pausas de lectura para reponerse, y añade que se habla de la “catarsis” en su lectura, a lo que Lali replica que eso lo sería quizás en sus tiempos.

María José ha leído La dama de blanco y lee un escrito sobre su lectura, donde no mencionará el desenlace. Recuerda que está escrito desde el punto de vista de varios testigos, lo que es sumamente original para la época, y que esto produce el interesante efecto de que ningún narrador transmite del asunto más de lo que puede alcanzar a saber como personaje. También destaca María José que la narración en primera persona es la que va definiendo a los personajes que ponen su voz, lo que, junto a los constantes cambios de escenario, hace la lectura más amena. Sobre el argumento, destaca que el título proviene de una mujer que ha escapado de un manicomio y se interpone en el desarrollo de los planes de un pretendiente cuyos intereses son inconfesables; señala que la trama es prodigiosa, y que mediante el mentado relato de los testigos, los secretos de la historia se van desvelando. Sin embargo, le ha resultado excesivo en cuanto a las descripciones se refiere.

Consuelo quería leer un libro distinto a los más conocidos y ha buscado La sotana negra, del cual tenía buenas referencias (señala Valentín que en sus apuntes aparece como La túnica negra), pero sin éxito, así que se ha conformado con leer El legado de Caín. Cuenta que es la historia de dos hermanas que no lo son, pues una ha sido adoptada: es hija de una condenada a muerte por matar al marido. La historia es conducida desde la perspectiva del reverendo que ha adoptado a la muchacha, y que intenta ocultarle la identidad verdadera de su madre; pero más adelante el hombre se casa y tiene una hija, por lo que comienza a desarrollarse una relación de amor-odio entre ellas, donde el padre mostrará su preocupación porque la hija adoptada no salga a su madre, cuando en realidad es su propia hija, limpia de malignos genes, quien hace méritos para recibir los rechazos, y todo porque ambas hermanas se enfrentan por el amor de un mismo hombre. El nudo de la historia se produce cuando el reverendo comienza a envejecer y va perdiendo la memoria, por lo que pide ayuda al alcalde, que es de su confianza; Consuelo señala que la historia termina de desvelarse a través de los diarios de los personajes, a lo que Lali indica que este recurso también lo emplea Collins en los relatos de La reina de corazones, y Mercedes comenta que también en La dama de blanco. Por último, Consuelo señala que ha leído otro relato corto, Armadela, también compuesta sobre fragmentos de diarios, y menciona el premio de novela negra que lleva el nombre del autor, y que este año ha sido concedido a un tinerfeño.

Luis indica que Collins es un autor muy famoso, lo que no significa necesariamente que sea bueno. Recuerda que escribió algunos relatos cortos colaborando con Dickens, y que tenía una afición desmesurada por el laúdano (mezcla de vino, opio y azafrán), que le proveía de inspiración para su obra y servía de lenitivo para sus dolores, aunque señala que ya lo consumía antes de enfermar. Acerca del tema de “la muerte de la novela”, que salpica la teoría literaria del siglo XX, Luis subraya que a un adulto le cuesta escuchar una historia sin impacientarse -lo que no es igual para un niño-, de manera que lo importante hoy en día, para la creación novelística, es la forma que adquiere la composición; pone como ejemplo Cien años de soledad, y recuerda los tintes antropológicos de la obra de Borrow; ante ello, Luis ve a Collins como un autor de sencillo entretenimiento, cuyo estilo no tiene que ver con los de Faulkner o Javier Marías. Y respecto a la mencionada novela negra, apostilla que ésta realmente toma entidad gracias a los estadounidenses Hammett y Chandler.

Josefina ha leído dos novelas cortas: El hotel de los horrores y La confesión del pastor anglicano, editadas en español en un mismo volumen por Rueda. Dice que le han gustado mucho, a pesar de que el terror no es uno de sus géneros favoritos; pero reconoce que son buenos relatos para quien le guste pasarlo mal. Señala que no se puede saltar nada de la lectura, pues se corre el riesgo de perderse algo importante. Acerca del primer relato, Josefina cuenta que tiene mucho entramado y no hay tiempo para deshilvanarlo, pero acerca de La confesión del pastor anglinado narra la historia: trata de un hombre que durante un paseo nocturno por un parque encuentra una mujer extranjera pidiendo ayuda, al ser perseguida por un borracho; tras rescatarla y conocer su desamparo, se establece una relación entre ambos, se van a vivir juntos y todo marcha de manera aceptable hasta que un día ella recibe una carta y debe huir. Josefina señala que los finales de ambas novelas son abiertos, y exigen al lector un esfuerzo de imaginación para dibujarlos.

Pilar resalta la banalidad de la literatura de entretenimiento, de la que a su juicio es garante nuestro autor. También han llamado su atención los celos que Collins provocó en alguien como Dickens, a pesar de los incondicionales lazos de amistad que les unieron. Menciona un artículo del autor titulado El público, ese desconocido, y subraya la intención comercial con que se afronta la literatura desde esta perspectiva, a lo que Lali indica que en su opinión Collins fue un creador folletinesco y Luis evoca la literatura de evasión, en el sentido de carente de grandes pretensiones. Pilar cierra su intervención recordando que en aquella época se medían la actualidad y el alcance de las publicaciones muy en función de las suscripciones que eran capaces de conseguir.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s