14 de mayo de 2014: Sheridan Le Fanu

Reunidxs: Isabel, Lali, Toñi, Rufino, Consuelo, Josefina, Eugenio, Pilar, Mercedes y Valentín.

Isabel abre la sesión con los datos biográficos del autor extraídos de la Wikipedia; surge una duda sobre el año de su nacimiento, pues según las fechas que maneja Mercedes, éste sucedió en 1818 en vez de 1814; por otro lado, Le Fanu fue un novelista irlandés que cultivó el género del terror, al que dio forma moderna en sus relatos, basándose sobre todo la explicación de los fenómenos sobrenaturales, e influido por los avances científicos de su época. La familia del autor era de ascendencia hugonote, a propósito de lo cual nos preguntamos por esta comunidad religiosa, y Mercedes menciona la célebre matanza que se tuvo lugar en París durante una noche de San Bartolomé. El contacto de Le Fanu con la literatura fue temprano, ya que sus padres eran dramaturgos; estudió Derecho en Dublín, pero no ejerció la carrera de leyes sino el periodismo, a través de un periódico -Dublin University Magazine- del que fue editor al tiempo que publicaba sus propios textos. Continúa Eugenio la lectura mencionando las obras del autor: Carmilla podría ser su novela más conocida, de trama muy eficaz, narra las vicisitudes de una mujer vampiro e inspiró a Bram Stroker, quien unas décadas después daría forma a su Drácula; asimismo, Le Fanu pudo haber recibido la influencia de la recientemente publicada Cumbres borrascosas, de Emily Brontë; a continuación lee una cita del también escritor M. R. James, donde éste opina positivamente sobre el autor, y una mención que hizo Henry James en uno de sus escritos, sobre la inevitable presencia de una novela de Le Fanu en la mesilla de noche de una casa de campo. Por último, Eugenio menciona varias traducciones al castellano de la obra de Le Fanu y alguna versión cinematográfica, concluyendo que es un autor de poco renombre cuya literatura a él no le llama la atención, sobre todo teniendo en cuenta que es un contemporáneo de Poe; a propósito de esta alusión, Lali indica que Le Fanu no tiene nada que ver con Poe, y Rufino corrobora que no hay comparación posible. Finalmente Consuelo indica que a la muerte de su mujer, el autor se apartó de la vida pública, recluyéndose en su casa, e Isabel subraya que apenas ha sido recordado después de su fallecimiento.

Rufino ha leído el relato Dickon el diablo, que trata de un tasante que aparece en una villa a inventariar unos bienes y ya desde su llegada se muestra alterado por el ambiente de aislamiento de la casa; el invitado se queda a pasar la noche y durante ella recibe la visita de alguien que le toca mientras duerme, hecho que él y el resto de habitantes de la casa interpretan al día siguiente como un sueño que ha tenido, pero que después resulta que puede tratarse de la inesperada visita de un joven a quien todos creían muerto, aunque tal vez no lo esté y viva oculto en la mansión sin que nadie lo sepa. Isabel comenta al respecto que hay un cierto temor entre los vivos al regreso de los muertos, lo que solemos llamar apariciones, y Rufino recuerda una escena de la obra de teatro de Don Juan Tenorio, durante una cena en que llaman a la puerta de la calle y el criado al abrir no encuentra a nadie, situación que se repite varias veces y resulta muy inquietante; también evoca la apuesta que se produce entre los personajes cuyo fin es celebrar la cena del Día de Difuntos sobre una tumba (Isabel evoca la interpretación a cargo de Francisco Rabal de esta obra, tradicionalmente representada en la madrugada del mencionado día). Rufino indica que le producen más miedo los vivos que los muertos, y Lali añade que el terror psicológico es mucho más estremecedor, por tratarse de una posibilidad real, y a propósito nombra Rebeca, concluyendo Pilar que los muertos están donde están y en ninguna otra parte. Volviendo al autor, Rufino señala que los relatos de Le Fanu despiertan mucho interés como literatura de entretenimiento, ya que es muy hábil para mantener el suspense durante la narración, y sabe preparar con maestría la escena, sembrando el ambiente propicio, por ejemplo en el relato anterior, al transmitir la sensación de oscuridad y frío que percibe el protagonista al llegar a la casa (Isabel recuerda entonces la aparición del monstruo de Frankenstein en la película de Gonzalo Suárez Remando al viento). Rufino ha leído también una parte de Carmilla, y comenta que no es la primera novela sobre vampiros, aunque sí es innovadora en cuanto a su influencia posterior sobre el género; habla también de Tío Silas, que trata de las pretensiones que en torno a la fortuna heredada por una joven, se ciernen sobre ella por parte de sus siniestros familiares, y finaliza su intervención corroborando que lo leído de Le Fanu le ha gustado mucho y tiene intención de buscar más obras suyas, y plantea su duda sobre si es más complicada la creación literaria inspirada en la memoria y la experiencia vital, o por el contrario resulta más difícil basarse en la fantasía y la inventiva, al hilo de lo que nos entregamos al debate durante el cual Rufino destaca como ejercicio de escritura la redacción de los acontecimientos vividos en una situación concreta, dando pie a que Pilar cuente que es muy útil y entrañable hacer un diario o crónica de los viajes que se hacen.

Consuelo ha leído El convenio de Sir Dominick y Carmilla, dos relatos accesibles a través de Internet. En el primero, un ludópata aficionado a la bebida está en un bosque solitario a punto de suicidarse por no poder afrontar unas deudas, cuando aparece el diablo y le ofrece dinero y buena suerte durante siete años, asegurándole que en la transición del día veintiocho de febrero al uno de marzo será liberado; con lo que no cuenta el desdichado es que siete años después es bisiesto, y sin percibirlo se acerca a la fecha; pero antes, arrepentido de su pacto, habla con un sacerdote que le remite al obispo, quien le recomienda oración y hacer el bien para librar su mal; el día del fin del contrato, el protagonista invita a sus amigos a una celebración, pero al pasar la fecha al 29 de febrero, el diablo cumple su parte. Consuelo comenta que la trama que hilvana Le Fanu te mantiene expectante, y sobre el otro relato, Carmilla, añade que la acción está situada entre Austria y Eslovenia, dos lugares históricos (indica Rufino que sin embargo no hay acontecimientos históricos y es pura ficción), y dos mujeres; pregunta Pilar si en algún momento hay alguna insinuación sobre tendencias lésbicas entre las protagonistas, y Consuelo revela que el vampiro se hace el enamoradizo para embaucar a su víctima, a lo que Rufino recuerda los tintes homosexuales de Drácula e Isabel destaca la bisexualidad del vampiro aunque, según Lali, a éste lo único que le interesa es hincar el diente; Toñi, que ha leído esta novela, puntualiza que la intención del vampiro hacia su víctima es enamorarla. Consuelo subraya que Carmilla no tiene nada que ver con El convenio de Sir Dominick, ya que éste trata de forma abierta la relación entre el bien y el mal, y Carmilla es más ambiguo.

Pilar comenta que no le atraen mucho las historias de terror, y que no ha leído nada de Le Fanu. Recuerda que su mujer estuvo muy enferma y que ello motivó que el autor se aislara socialmente, recurriendo a la ensoñación para dotar de contenido a sus preocupaciones (al respecto indica Mercedes que, ante esta situación, casi llega a enfermar él mismo). Pilar subraya que se le fue un poco la cabeza y parecía obsesionado con la cuestión de los muertos y sus apariciones, añadiendo que es mucha la necesidad que tienen ciertas personas de mantener el contacto con los seres queridos que han desaparecido, llegando a transformarse en un ansia patológica; no obstante, señala que hay que tener una imaginación poderosa para saciarla, aunque pueda llegar a convertirse en la experiencia traumática de reconocer al familiar muerto en otras personas completamente ajenas; Isabel comenta que el recuerdo del ser desaparecido se materializa en la soledad y realmente se nota su presencia, y Consuelo diferencia esta sensación como grata o desagradable en función de lo que supuso el difunto para la persona que lo recuerda; Pilar añade que en los mismos sueños podemos recibir esa visita del ser querido, indicando al hilo Isabel que es una aparición que provoca tu mente, mientras Eugenio no ve distinción para la persona receptora entre una aparición que fuera real y aquella que se produce en sueños, ya que el efecto de sosiego o inquietud es el mismo. Por último, Rufino revela que personalmente se niega a volver al lugar donde transcurrió su infancia, para evitar que aflore la nostalgia, a lo que Pilar señala que la nostalgia es un sentimiento que llena de tristeza pero aun así resulta conmovedor y enriquece nuestra vida emocional, y Josefina añade que es importante que en el recuerdo de nuestro pasado no existan remordimientos respecto a nuestras relaciones con quienes ya no están a nuestro lado; ello deriva en un pequeño anecdotario sobre experiencias en cementerios.

Mercedes habla sobre La habitación del dragón volador, que es una novela corta cuyo escenario es la Francia postnapoleónica; trata de una pareja de estafadores: él es médico y droga a las víctimas cuando ella, actriz, les ha seducido haciéndose pasar por una aristócrata maltratada que busca dinero para escapar de su marido; el objetivo que persiguen es asaltarlos y después enterrarlos vivos para hacerlos desaparecer, hecho que es el núcleo de la angustia que produce el relato, y que no nace de los fantasmas. Mercedes indica que no le agrada mucho este tipo de argumento, y destaca que Le Fanu se sitúa en la onda literaria de sus compatriotas -también irlandeses- Bram Stroker y Maturin; por último desvela que el autor ha sido calificado como “el príncipe invisible” en una crítica firmada por Rafael Llopis, a lo que Pilar comenta que lo de invisible debe ser por su aislamiento.

Lali ha leído La profecía de Cloostedd y manifiesta que se ha aburrido «mortalmente»; la acción se sitúa a principios del último tercio del siglo XVIII en un pueblecito al que llega un baronet propietario de tierras hipotecadas en compañía de un misterioso secretario, rodeado de leyendas familiares y del robo de un título nobiliario, y el escenario es una mansión encantada. Entre secretos, misterios y documentos, el secretario aparece ahogado en el río, pero cuando están velando su cadáver resulta que no estaba muerto; a partir de este momento, el influjo que ejercía el baronet sobre el secretario se invierte, comienzan a acuñar una fortuna gracias a las apuestas hípicas que conquistan mediante enigmáticas revelaciones y el baronet se casa con una bella joven a quien encierra en la mansión, donde se suceden fenómenos extraños y el baronet termina falleciendo a causa de alucinaciones. Lali indica que es una historia de venganzas y rivalidad entre familias, en la que aparecen varias damas ultrasensibles que se muestran bastante desequilibradas; le ha resultado un poco incoherente en algunos aspectos, con varios temas inconexos y mucho farfullo argumental, y comenta que a su juicio sobran al texto tres cuartos de su extensión. Por último, confiesa que en su comentario le ha cambiado el final a la historia, porque el auténtico le parecía muy soso, y destaca una frase de la novela en que al baronet, que ronda los cuarenta años de edad, se le dice “hombre tan viejo como él”.

Toñi ha leído Carmilla, historia de una mujer vampiro que es narrada en primera persona; cuenta que la protagonista, siendo una niña de nueve años que vive con su padre ex militar en un castillo, recibe una noche la visita de una sombra a los pies de su cama, y a continuación se le aparece una bella joven que termina acostándose a su lado; entonces la niña siente unos pinchazos en el pecho y da un grito que despierta al padre y a la criada, quienes acuden alarmados a la alcoba, donde la niña les cuenta lo sucedido y él llega a la conclusión de que todo ha sido un mal sueño, pero la criada nota la huella de una forma adulta sobre las sábanas, aunque calla su hallazgo. Pasados varios años, pasea la niña con su padre cerca de un pueblo abandonado cuando aparece un carruaje con los caballos desbocados que sufre un accidente, y donde viajan una duquesa y su lánguida hija, que es herida en el percance y acogida en el castillo; entonces se suceden varias muertes de chicas jóvenes en extrañas circunstancias, y se descubre que la hija de la duquesa es la chica con quien soñó la protagonista, y que ambas soñaron lo mismo; Consuelo añade que la novela comienza cuando ya ambas chicas son mayores. Toñi indica que para acabar con un vampiro es necesario cortarle la cabeza y quemarla, y concluye que la novela le ha gustado mucho. Por último, Valentín relata la anécdota de uno que cogió un autobús de los que llevaban maletero exterior en la parte superior, donde también podían acoplarse los viajeros, un día que transportaban un ataúd y el paisano tuvo que subirse al maletero porque el coche iba repleto y empezó a llover y se le ocurrió resguardarse en la caja funeraria…

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s