19 de marzo de 2014: Alfred Tennyson

Reunidxs: Isabel, Lali, Rufino, Maite, Luis, Josefina, Eugenio y Mercedes.

 
Isabel abre la sesión leyendo los datos biográficos sobre Tennyson publicados en El poder de la palabra, e indica que fue un hombre muy longevo que murió con ochenta y tres años, y el poeta más representativo de la época victoriana; comenta que compuso su obra haciendo valer diferentes estilos, destaca sus composiciones en verso libre y menciona también algunas obras teatrales. Tuvo interés por la poesía desde joven, sintió una temprana admiración por Byron y construyó algunos de los más bellos poemas líricos en lengua inglesa; sus poemas de juventud fueron recopilados por él mismo y editados junto a los de su hermano Charles bajo el título de Poemas de dos hermanos. Tennyson estudió en Cambridge, y por una obra sobre Tombuctú recibió cierto premio convocado por esta institución; en el verano de 1830, que pasaba junto a su amigo Arthur Hallam, se unió a un grupo revolucionario español, y en aquellos años compuso Lotófagos y unas cuantas series de poemas más, que recibieron por lo común una crítica adversa. En 1833 muere su amigo Hallam y empeora la salud mental de tres de sus hermanos, enfermos desde hacía tiempo, abriéndose para el autor un periodo de silencio durante el cual se dedica a la lectura y a la meditación, y escribe pero se niega a publicar. Compone un poema filosófico, «Dos voces», que trata de la muerte y del afán de inmortalidad, y en 1843 reúne su obra en dos tomos y busca el reconocimiento público, que consigue pero no consolida a pesar de lanzarse en la construcción de un poema largo cuyo eje temático son los derechos de la mujer, «La princesa», del que asegura Luis que tiene una “estructura horrorosa”; pero cuando da por concluido el tributo a su amigo Hallam, muerto diecisiete años antes, y al que tituló con el homenaje que en su momento escribiera (In memorian), logró al fin la aceptación de público y crítica, logrando la relevancia que había soñado: In memorian es un conjunto de poemas de carácter personal que ha alcanzado un puesto de honor entre las elegías de la literatura inglesa. Ya con cincuenta años se casa con Emily, tras catorce de noviazgo, y sucede a Wordsworth como Poeta Laureado, a la muerte de éste; comienza a llevar una vida más regular, con largas temporadas de residencia en una isla, y compone uno de los más representativos títulos de su función como poeta oficial del reino, que es «Carga de la brigada ligera», hecho en honor de la intervención del ejército británico en la Guerra de Crimea; recibió el título de Lord y por los muchos estilos empleados y su obra extensa es considerado un poema ecléctico. Isabel menciona el poema «Ulysses», acerca del cual Rufino dice que es una versión personal del mito griego, y Lali lee «Carga de la brigada ligera», del que dice que es un poema muy conocido, al hilo de lo cual Luis puntualiza que se hizo célebre por su incursión en una famosa película.

 
Rufino indica que el poema «Carga de la brigada ligera» aparece en Las cuatro plumas, un film estadounidense sobre la Guerra de la India; sin embargo, indica que Tennyson es un autor para él completamente desconocido. Ha leído el poema «Ulysses», y comenta que está basado en la historia que narra la Odisea de Homero; dice que el protagonista está un poco cansado de su vida hogareña, de su mujer Penélope y de su hijo Telémaco, años después de aquel complicado regreso que narra la epopeya; Ulises reflexiona en estos versos acerca de ello y se convence de que su hijo está perfectamente preparado para asumir el gobierno de Ítaca que él detenta, por lo que concluye que es el momento de volver a echarse al mar, y convence de ello a su ahora vieja tripulación, ensalzándoles con el recuerdo de las glorias pasadas y recordándoles que son ancianos y ya no regresarán; pero aún así todos se embarcan con él para partir hacia donde sea. Al respecto, Eugenio comenta que esta versión de Ulises tiene unos tintes demasiado épicos, y Luis recuerda que gracias a la intervención de su porquero, que le atiende cuando el héroe llega a la costa de su patria, se logra evitar que el regreso de éste tenga el final trágico para él que tuvo el sufrido por Agamenón, quien también volvía de Troya y fue víctima de una tradición; Isabel recuerda que en la isla de Capri hay una placa que cuenta la historia de la Odisea. Finalmente, Rufino subraya que él nunca había oído hablar de Tennyson, y Mercedes apostilla que en Inglaterra es uno de los poetas más relevantes de su Historia literaria.

 
Luis comenta que Tennyson tuvo espíritu liberal pero el carácter de sus actos tendió al conservadurismo, habiendo sido criado bajo la mentalidad diplomática británica que prevaleció hasta bien entrado el siglo XX, y que heredó de la educación recibida en su hogar, entre la moral religiosa y el patriotismo imperialista. Como poeta, Luis indica que el autor fue bastante irregular, lo que no es óbice para considerarlo una pieza relevante de la Literatura inglesa, ya que lidiaba contra un elenco de antecesores insuperables, y entre los cuales cabe volver a mencionar a Wordsworth, Coleridge, Keats, Shelley y Byron; pero señala que como autor de elegías sobresale especialmente, resaltando la que escribió a su añorado amigo el también poeta Hallam, cuyo homenaje en «In memoriam» es notable por su excepcional métrica, aunque Luis puntualiza que la misma no es original de Tennyson, sino imitada; también subraya que el autor componía con brillantez las descripciones, pero carecía de soltura a la hora de fabular. Al hilo opina Mercedes que después de la muerte de la mayoría de los románticos, sólo quedaba él para triunfar, a lo que Eugenio añade que durante la época victoriana fue la novela lo que estaba de moda, y a ella dedicaron su esfuerzo los grandes autores del momento. Luis insiste en que el poema largo «La princesa» fue un pequeño fracaso, ya que carecía de rigor y no logró transmitir la emoción que el tema exigía; por último, apostilla que la tradición inglesa ha conocido a tres hermanos Tennyson, el mayor de los cuales era músico y el otro desaprovechó su talento.

 
Josefina ha estado leyendo sobre la vida del autor, y destaca que fue el mayor de once hermanos, dato que Luis contradice; añade Josefina que tres de sus hermanos estaban discapacitados a causa de disfunciones nerviosas. Estudió en Cambridge y tuvo una estrecha relación con el joven poeta Hallam, que era su amigo íntimo y novio de su hermana, y murió tempranamente a los veintidós años, como ya se ha dicho; esta tragedia causó en Tennyson una enorme impresión que determinó su vida, y a esta circunstancia añade Josefina la muerte del padre, que lo obligó a hacerse cargo de su familia. Resalta las dificultades económicas que atravesó el autor, a lo que Mercedes añade que era una persona muy ahorradora y Luis contrapone que al morir su padre heredó un Ducado, y se plantea la fiabilidad de las fuentes que nos son accesibles a través de Internet. Por último, Josefina comenta que durante los años que siguieron a estas adversidades, el autor no quiso publicar ninguna obra, e indica que según una interpretación de su «Ulysses», él habría sido el protagonista del poema, poniéndose en la perspectiva del regreso del héroe a su epopeya, tras su eventual retorno a la actualidad literaria tras la etapa de apartamiento; concluye leyendo un poema del autor.

 
Eugenio comenta que Tennyson sentía en sus orígenes literarios admiración por Keats, y que su primera poesía se viste con ese lirismo sensual del malogrado romántico, pero que después se empeñó en convertirse en un poeta épico, según Harold Bloom en admiración e imitación de Virgilio; pero tras escuchar la reciente lectura que ha hecho Lali de la «Carga de la brigada ligera», Eugenio opina que más bien fue el Lucano de la Inglaterra victoriana. Añade que el Odiseo que describe el poema «Ulysses», no es el mismo que el que puede leerse en Homero, pues el de Tennyson da la impresión de haber estado demorando su regreso a voluntad, cuando en la leyenda griega no puede volver porque pesa sobre su destino un castigo divino; además, añade que Ulises no fue un héroe caracterizado por su fortaleza en el combate, sino por su astucia. Acerca de In memoriam, comenta Eugenio que en un artículo de Ulrich Schneider ha leído que es el poema que le dio toda su gloria literaria, ya que se inicia con la elegía a Hallam, pero termina convertido, al cabo de tantos años, en una sincera confesión autobiográfica donde el autor expone las inquietudes religiosas que le asolan, mostrando sus dudas ante la fe al cuestionarse las nuevas certidumbres que están generando el rigor científico y la hipótesis evolucionista, llegando finalmente a un estado de conciliación entre religión y ciencia que conectó con sus conciudadanos y provocó el éxito popular de la obra. Finalmente, Eugenio critica que Tennyson fuera el cantor de las loas al imperialismo británico, a lo que Luis añade que recuperó la leyenda artúrica dándole tintes de epopeya.

 
Mercedes lee un texto propio que ha hecho acerca del poema «La dama del salón», sobre el que cuenta que proviene de cierta inspiración medieval, ya que el autor se basó en las crónicas del rey Arturo para recrear un personaje, Elena de Shalott, que es una costurera que, enamorada perdidamente de Lancelot, sufre un maleficio. Mercedes indica que este poema de Tennyson ha servido de referente para que otros artistas revivan esta historia con sus respectivos talentos, y nombra al pintor Waterhouse, que realizó una serie de retratos de Helena donde la representa en toda su languidez, en distintas escenas, y pone como ejemplo de éstas cuando huye en una barca con los tapices que ha tejido; también menciona una canción -interpretada por Loreena McKennitt, acompañada por una orquesta de cuerda y arpa- y añade que la autora Kate Morton cita este poema en su popular best-seller La casa de Riverton. Concluye Mercedes su intervención subrayando que Tennyson es un poeta muy célebre en Inglaterra, y comenta que le puso el nombre de su amigo Hallam a uno de sus hijos.

 
Maite ha leído los datos de la biografía de Tennyson que ha encontrado en Internet y destaca que la época de la reina Victoria fue muy interesante, así como aquel mundo social de miseria y podredumbre que inspiró gran parte del Romanticismo. Le ha llamado la atención que tras la muerte de su amigo Hallam, el autor estuviera diez años sin mostrarse, y comenta que ha leído el poema «Ulysses», compuesto de setenta líneas de verso blanco, en una web de poesía en la que se entretuvo bastante porque le resultaron muy agradables los textos que allí encontró, entre los cuales destaca algún que otro poema de Miguel Hernández, a lo que recuerda Rufino que el poeta de Orihuela compuso también una célebre elegía, con la que homenajeó a su amigo Ramón Sijé, y Luis señala que en la época victoriana existían contrastes verdaderamente interesantes, como el que causaba la propia Reina cuando se dejaba acompañar por un mozo de cuadra de aspecto cromañón que tenía por amante.

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s