12 de junio de 2013: Alexander Pope

Reunidos: Isabel, Lali, Toñi, Rufino, María José, Seve, Josefina, Eugenio, Pilar G., Pilar y Mercedes.

Isabel lee la biografía sobre Pope sacada de Wikipedia, donde destaca que fue un poeta satírico y didáctico que inspirado en los clásicos grecorromanos, elaboró una obra muy cuidada; entre sus logros está el perfeccionamiento del dístico heroico que desarrolló Dryden. Cuenta que el catolicismo de su familia le impidió estudiar en escuelas y su educación estuvo a cargo de sacerdotes que le impartieron clase y de su propia curiosidad; siendo niño sufrió una tuberculosis que afectó a su médula y le dejó como secuela una deformidad corporal que en cierta forma le convirtió en un hombre solitario y huraño: vivió toda su vida en una casa junto al Támesis y fue célebre por sus virulentos ataques hacia otros escritores, a veces sin que mediara provocación alguna. Acerca de su obra, Isabel comenta que fue un niño prodigio que antes de cumplir diez años ya había compuesto su primer título, Pastorals, aunque tras la pobre acogida que recibió su Bosque de Windsor, en 1713, se sintió decepcionado y decidió dedicarse a la traducción ; entre sus obras más destacadas se encuentra su traducción de la Ilíada de Homero, su revisión de Shakespeare y las sátiras dirigidas a otros autores contemporáneos, entre las cuales destaca The Dunciad -cuyo título (“dunce” es burro) evoca la estupidez de sus rivales- e Imitaciones de Horacio, que reúne sus últimas composiciones. Isabel señala que Pope era un escritor mordaz, traducido a muchas lenguas, que pudo disfrutar de éxito durante su vida y vivió de su literatura; lee un texto que concluye con la célebre frase “Lo que es, es como debe ser” y también una cita de García Lorca que abre la entrada que se dedica al autor en el blog La tiendita de don Filo: “Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio”.

Rufino lee un texto donde recoge su lectura en torno al autor, de quien dice que le da la impresión de que tenía mucha mala leche; incide en las traducciones que hizo de Homero (sobre la de la Ilíada dice que Pope limó los detalles más rústicos del original y trató de ensalzar las expresiones más nobles), así como en la parte de su obra que más relevancia le ha otorgado con el tiempo, que es la formada por su poesía satírica, terreno en el cual nombra su colaboración con Jonathan Swift y John Gay en la formación del Club Scriblerus. Indica que su padre fue un burgués comerciante y que de niño le llamaban “pequeño ruiseñor” por su melódico timbre de voz; también menciona sus epístolas a Martha Blount, su revisión de la obra poética de Shakespeare y la idea de que los pintores paisajistas tenía cierto ascendiente sobre el arte de la jardinería. Rufino resalta el epitafio a Newton que escribió -“La naturaleza y las leyes naturales yacían ocultas en la noche. Dijo Dios: “¡Hágase Newton!”. Y se hizo la luz.“- y la descripción de los salones de la alta sociedad londinense, que retrató en El rizo robado, poema del cual ha leído una parte y cuyo argumento añade a continuación: durante una fiesta, un hombre corta un rizo del cabello a una dama, a resultas de lo cual ésta se sentirá muy ofendida; comenta María José que está basado en un hecho real y que fue un escándalo en su momento, añade Pilar que a la protagonista la violentó aquella osadía y dice Eugenio que el poema fue un encargo hecho a Pope con el objeto de reconciliar a las dos familias enfrentadas.

María José destaca que Pope fue un autodidacta, superando la adversidad de no haber cursado estudios por culpa de la religión profesada por su familia; y añade que esta circunstancia, no obstante, habría mermado sus conocimientos, como él mismo sintió tras publicar su edición sobre Shakespeare en 1725, a la que Lewis Theobald compuso una réplica en su Shakespeare Restored, una enmienda al autor que a su vez fue respondida por éste de forma virulenta en The Dunciad, de la que María José dice que es la única obra de Pope considerada completamente original y perfecta, inmortal por la intensidad de su indignación y por haberse convertido en la mejor definición del espíritu neoclásico inglés. También menciona María José que, aunque no escribió teatro, colaboró con John Gay en alguna de sus obras dramáticas; y vuelve a referirse a El rizo robado para comentar su argumento y añadir que la pequeña disputa provocada por el robo del rizo alcanzó categoría épica en la pluma de Pope, al ser comparada con una de las homéricas luchas entre dioses: destaca la comicidad del poema, y la intervención de sílfides, espíritus guardianes y otros personajes místicos que toman partido en una narración donde se evoca el rapto de Helena y se compara el escudo Aquiles con las enaguas de Belinda (nombre en la ficción de Arabella, protagonista del suceso real). Concluye añadiendo que en El rizo robado se construye la sátira en torno a la fragilidad de la belleza y al papel decorativo al que la mujer de su época estaba destinada.

Josefina lee algunas frases de Pope extraídas de la web Proverbia: quien inventa una mentira se ve obligado a añadir otras para mantenerla, las palabras son iguales que las hojas, que cuando abundan es porque el árbol da pocos frutos; o se pregunta quién decide cuando los médicos no coinciden a la hora de emitir su diagnóstico o elegir el tratamiento adecuado.

Eugenio observa que las traducciones al castellano que ha encontrado en Internet no parecen estar a la altura de la calidad que se supone a Pope, de quien se dice que buscaba la perfección poética aleccionado por William Walsh, quien le habría convencido de que, salvo Dryden, que había estado cerca, ningún poeta inglés la habría alcanzado; cuenta Eugenio que esto impulsó al autor a revisar continuamente sus obras, como en el caso de El rizo robado, cuya primera versión encantó a la inspiradora del poema, Arabella, a quien añadidos posteriores, como la intervención de las sílfides en los acontecimientos, no agradaron. Acerca del Ensayo sobre el hombre, del que ha leído una parte, Eugenio comenta que Pope adoptó la visión filosófica de Leibniz, aunque desconocía gran parte de la tradición, y desde un racionalismo panteísta habría dado su visión sobre la condición humana; indica que de ahí vendría su famosa frase, que al comienzo leyó Isabel, que dice que “Lo que es, es como debe ser”, y que Eugenio interpreta que significa que no porque el ser humano sea incapaz de comprender determinados hechos, que considera abominables y por ello evitables, éstos dejen de ser imprescindibles a ojos de un ente superior, y por eso cuanto sucede, que integra un todo, es justo y necesario; añade Eugenio que por ello se considera a Pope un poeta providencialista, que cree en la Providencia. Por último, indica que la versión que hizo de la Ilíada la ajustó al gusto de su época, y por ello ha sido criticada por los helenistas, ante lo cual se entabla pequeño debate sobre la pureza y fidelidad de las traducciones, donde añade Lali que contrató “negros” para la versión de la Odisea, Mercedes recuerda que la lectura en prosa de un poema como El paraíso perdido, de Milton, a ella le parece mejor, ya que es como leer un relato, e Isabel indica que la traducción que ha leído de El rizo robado, conserva, al buscarse la rima, la musicalidad que una versión más literal habría perdido.

Pilar G. recuerda que Pope recibió una renta vitalicia por la herencia de su padre, y que además ganó bastante dinero con su literatura (señala Eugenio que por la traducción de la Ilíada recibió una cuantiosa remuneración); menciona a Martha Blount, la destinataria de sus famosas Epístolas, de quien pudo estar enamorado sin ser correspondido, aunque indica Lali que esta mujer podría haber sido su amante durante unos cuantos años; a propósito de la visión que tenía el autor de las mujeres, indica Pilar G. que las veía a todas como dibujó a Belinda, la protagonista de El rizo robado. Finalmente, menciona el túnel que hizo construir para pasar de su finca al río Támesis, por debajo de la carretera, y que decoró con innumerables estatuas; a Lali le recuerda los pasadizos palaciegos tan usuales en Madrid, y Josefina cuenta que en Córdoba existen dependencias excavadas por todo el subsuelo de la ciudad, y también que no hay construcción mínimamente antigua en la que no hayan sido utilizados materiales extraídos del palacio de Medina Azahara, por lo que cualquier pequeña reforma familiar en una casa cualquiera, provee cuando menos de los ladrillos originales para la reconstrucción de aquel emblemático edificio andalusí.

Pilar ha leído la biografía que Samuel Johnson dedicó al autor en su Vidas de los poetas ingleses, y comenta que el padre de Pope se retiró de los negocios y guardó todo su dinero en un baúl, de donde lo fue sacando poco a poco hasta su muerte, y aún le quedó para dejar una herencia a su hijo; según indica Johnson, esto le habría convertido en un hombre muy tacaño, que cuando celebraba fiestas en su casa, rodeado de un ambiente selecto, tomaba un par de copas de vino y luego se retiraba dejando a los invitados que apurasen el resto de la botella; también comenta que Pope habría sisado dinero a una mujer con quien tuvo una relación de amistad. A la fama de avaro, le sigue la de maniático cuyos criados apenas aguantaban a su servicio a causa de sus excentricidades. Por otro lado, destaca Pilar el interés de Pope por la Naturaleza y sus leyes ocultas, habiendo estudiado y admirado a su compatriota Newton, sobre quien escribió unos versos (mencionados más arriba)

La naturaleza y sus leyes yacían ocultas en la noche;
Dijo Dios “que sea Newton” y todo se hizo luz.

que se han hecho célebres tras la réplica de Sir John Collings Squire

Pero esto no duró: pues el diablo exclamó:
“Que Einstein sea”, así el dilema restauró.

en traducción que recoge la Wikipedia.

Lali destaca la relación existente entre el autor y los otros componentes del Club Scriblerus (Swift, Gay y Arbuthnot), dedicados a la sátira, y comenta que estudió la Poética de Boileau, reciente intento de construir un ars poética, una “codificación de las leyes poéticas”, que en aquellos tiempos se encontraba muy en boga (comenta Eugenio que supuso una renovación de la poética de Aristóteles). Menciona Lali los dísticos como el tipo de verso que dominó Pope con maestría, a lo que se indica que son versos pareados, de dos en dos; e insiste en señalar que para la versión que hizo de la Odisea de Homero contó con la ayuda de varios colaboradores. Por último, Lali indica que a la época del autor se la ha denominado augusta, que con El rizo robado se abre el camino dentro de la estética rococó y que en sus últimos años, Pope se volcó más en la prosa, se hizo prosaico en ambos sentidos porque también la complejidad de su literatura se transformó y volvió más sencilla.

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo REUNIONES

2 Respuestas a “12 de junio de 2013: Alexander Pope

  1. He leido 12 de junio de 2013: Alexander Pope | Aminta Literaria con mucho interes y me ha parecido practico ademas de claro en su contenido. No dejeis de cuidar esta web es bueno.

    • Eugenio

      Muchas gracias por tu alentador comentario. A partir de octubre seguiremos este apasionante recorrido por la Literatura inglesa, irlandesa, escocesa… Esperamos tenerte con nosotrxs. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s