21 de noviembre de 2012: Anna Gavalda

Reunidos: Isabel, Toñi, Rufino, Maite, Seve, Luis, Eugenio, Pilar y Mercedes

Isabel aporta unos cuantos datos biográficos sobre la autora, y destaca que se dice que es descendiente de la escritora estadounidense Dorothy Parker . Gavalda es periodista y ha escrito relatos cortos y novelas; su obra ha obtenido un gran éxito de ventas, ha sido traducida a diversos idiomas y de su título más exitoso, Juntos, nada más, se ha realizado una versión cinematográfica; por último, apunta Isabel que la autora colabora en la célebre revista femenina Elle.

Luis no ha leído nada de Gavalda, y apenas ha oído hablar de ella; reitera su opinión de que no merece perder el tiempo en leer a este tipo de autores, cuya obra termina diluida en el silencio, ya que simplemente forman parte de cierto interés comercial, como lo demuestra, por ejemplo, que se hagan tantas traducciones que no son sino producto de compromisos editoriales.

Eugenio ve en la autora un claro ejemplo de que la industria editorial fomenta la consolidación de vías controladas hacia la literatura, donde es patente la uniformidad de estilos proporcionada por entornos homogéneos; en este caso la vía del periodismo, los relatos cortos, las novelas, las versiones en película y la colaboración en prensa; pone como ejemplo su propia noción de la carrera literaria cuando estaba en el instituto: había que ser como Umbral o Javier Marías e introducirse en el mundo periodístico; Luis rebate la observación y recuerda que los autores recién nombrados fueron en primer lugar escritores, mientras Rufino menciona a Ángeles Caso, quien ha pasado del periodismo a una literatura de cierto corte feminista; sobre este comentario, Luis indica que feminista se puede considerar a Virginia Woolf y, al hilo, Isabel sugiere que la literatura de Virginia Woolf también está determinada por su homosexualidad, cuestión sobre la cual se inicia un pequeño debate durante el cual se matizan diferencias entre una homosexualidad marcada por la sensibilidad, tendente al bisexualismo, y otra más orgánica, para la que Luis pone como ejemplo a Gertrude Stein. Después de esta controversia, optamos por hacer un paréntesis y abrimos la caja de pastas que ha traído Rufino y descorchamos el moscatel, cuyo aroma hace evocar a los presentes las pasas y el arrope.

Pilar comienza su intervención dando su punto de vista sobre las lecturas del taller, que aun siendo autores que no nos interesen, debemos descubrir porque su presencia en el programa les hace dignos de atención. Ella ha leído La sal de la vida, y por el título pensó que podría ser un libro optimista, pero le ha resultado insulso (Mercedes bromea preguntando si lo es a pesar de la sal); trata de un grupo de hermanos (una es la narradora) que van a pasar unos días al castillo donde vive uno de ellos (Maite indica que a los franceses les encantan los castillos), donde hablan de sus cosas y opinan sobre diversos temas: el racismo, mayo 68, la música (indica Pilar que música disco como los Bee Gees, y también Luis Mariano, cantante español muy apreciado en Francia); Pilar comenta que esta novela es como un cuento de hadas, y le ha parecido más apropiada para lectoras adolescentes. Concluye diciendo que lo terminó para hacerse una idea más general y poder opinar, a lo que Eugenio comenta que, en la mayoría de los casos, cuando empezamos un libro y no nos engancha, es difícil que lo haga a medida que avanzamos en su lectura, salvo quizá al final, si éste es deslumbrante; Pilar añade que leyó una entrevista a la autora en El País donde asegura que vive muy bien gracias a lo que gana publicando.

Isabel comenta que iba a leer una novela de Gavalda que tiene en casa desde hace tiempo, pero que no encuentra el libro, que se ha extraviado en su biblioteca.

Mercedes sólo ha leído una novela de Faïza Guène, la otra autora que tratamos en esta sesión.

Toñi ha leído Juntos, nada más y opina que no está mal, que quizá se hace un poco pesado hacia la mitad, pero le ha gustado. Trata de una señora mayor que vive sola y un día recibe la visita de una amiga que la encuentra enferma y avisa a su nieto; tras este incidente se juntan varias personas distintas que comienzan a convivir, entre ellos un joven aristócrata que vive provisionalmente en París, en espera de recibir una herencia, y una chica desamparada que habita una buhardilla; indica Toñi que la trama de la novela gira en torno a la convivencia de todos los personajes, produciéndose algún que otro enamoramiento. Finalmente, destaca el vocabulario grosero (que comenta Maite que utiliza un personaje en concreto) e indica que la prosa de Gavalda le ha recordado a María Dueñas.

Rufino ha leído La amaba, que es una novela corta que no le ha llenado pero tampoco le ha disgustado. Trata de un hombre que invita a su nuera, recién abandonada por el hijo, a pasar unos días en su casa de campo, donde se relacionan hasta que se deshace la incomprensión mutua que sufrían; Rufino dice que es un relato intimista, y sobre la autora comenta que ha leído una entrevista en la que afirma que hay mucha gente que se siente reconfortada por la lectura de sus novelas, con las cuales no pretende lanzar un mensaje trascendente, sino simplemente tocar la fibra sensible del lector. Por último, destaca una frase de la autora, “los que saben, entenderán”, que a Rufino le ha sonado a chascarrillo de venta ambulante; Pilar asegura que Gavalda se tira muchas flores.

Maite ha leído Juntos, nada más, el mismo título que Toñi, y acerca de su argumento comenta que trata de cuatro personas desarraigadas cuya vida cambia al comenzar a relacionarse entre sí. Dice que cada uno de los personajes muestra sus heridas de forma diferente, y destaca a la anciana, que es el más desatendido. Maite comenta que son personajes creíbles, cercanos y conmovedores, y que vas sintiendo cómo entre ellos florece la amistad; en general, indica que la novela en sí quizá adolezca de profundidad, pero que entre los personajes hay mucha ternura y eso la salva; también destaca detalles como una observación sobre las manchas oscuras que el paso del tiempo va dejando en la superficie de un espejo, y el final, que le ha parecido muy novelero. Maite dice que es una lectura entretenida, que la ha leído en dos tardes de tranquilidad, y compara la prosa limpia de Gavalda (coincide con Toñi en su semejanza con la de María Dueñas) con otras más enrevesadas, como la de Almudena Grandes, lo que da origen a un pequeño debate sobre cuál sea el estilo preferido, durante el cual comenta Pilar que el de Almudena Grandes es más embarullado y Eugenio opina que, normalmente, los distintos estilos van muy acordes con los gustos de la época en la cual aprendieron a escribir los autores. Mercedes comenta entonces, a propósito de Juntos, nada más, que ella hace tiempo leyó algunos relatos de Gavalda, y le suena de ellos el personaje aristócrata y algunos rasgos del argumento de Juntos, nada más.

Seve ha leído La sal de la vida y le ha parecido una novela sencilla; piensa que a él le ha gustado más que a Pilar porque prefiere las lecturas menos complicadas. Del argumento destaca las críticas que los personajes lanzan a una de sus cuñadas, maniática de la limpieza, a propósito de quien bromean constantemente, a veces directamente en su cara: es farmacéutica la llaman “la doctora”. Finalmente, Pilar pregunta a Seve si le ha parecido una historia verosímil, y Seve contesta que es muy fantástica, y cree que esto se debe a que los personajes intentan salir de unas vidas monótonas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s