14 de marzo de 2012: CATHERINE CLÉMENT

Reunidos: Isabel, Laly, Toñi, Sara, Rosa, Maite, María José, Valentín, Seve, Eugenio, Pilar y Mercedes.

Isabel abre la sesión comentando que no ha encontrado mucha información sobre la autora en español, y ningún vídeo que no estuviera en francés; añade que al buscar en Internet por el nombre de la autora, le aparecieron muchos homónimos que tuvo que andar descartando. A continuación lee algunos datos biográficos, señalando que sus orígenes se repartían entre una ascendencia católica y una judía, del Cáucaso; dice que fue profesora agregada en Filosofía con tan sólo veinte años, y señala que compartió seminarios con Jacques Lacan y Levi-Strauss, autores muy influyentes en su pensamiento y obra. Como anécdota central de la vida intelectual de Clément, indica Isabel que vivió el Mayo del 68 en La Sorbona y que eso le marcó profundamente; señala Laly que tras apagarse las reivindicaciones sufrió un hondo desencanto. Añade Isabel que es redactora cultural del diario Le Matin y tuvo una importante actividad diplomática en gobiernos de Mitterrand; finalmente cuenta, entre otros cargos, Clément dirige la Universidad Popular.

Acerca de su lectura, Isabel ha leído parte de El segundo viaje de Teo; trata de un adolescente que estuvo enfermo de leucemia y una vez recuperado viaja con su tía alrededor del mundo; comenta Rosa que es la segunda parte de El viaje de Teo, donde el protagonista aún está enfermo y es su tía quien le anima a viajar para mostrarle las distintas religiones que existen en el planeta; señala Laly que es un viaje por la espiritualidad humana. Isabel indica que la autora usa un lenguaje muy sencillo y la lectura es fluida, pero que no le ha impactado (dice Laly que se hace pesado y que el análisis de las religiones es, a su entender, algo confuso).

Eugenio comenta que por lo que ha leído sobre la autora, las novelas de Teo son didácticas y el resto históricas, y con todas pretende mostrar hechos de la realidad mediante la ficción. Le ha llamado la atención el comentario de la autora en una entrevista donde dice que después de la explosión reivindicativa que supuso Mayo del 68, había sufrido una gran decepción, y comenta que al principio entendió que la autora se sintió decepcionada con las ideas recogidas en este movimiento sociopolítico y cultural, pero después entendió Eugenio que Clément se refiere a lo complicado que resulta elaborar una alternativa al sistema, toda vez que se han mostrado sus carencias; en este sentido, Eugenio cree que la autora inició a partir de estos acontecimientos una etapa más comprometida con el mundo. Por último, compara aquellos acontecimientos con otras corrientes que después se han sucedido, especialmente relevantes en épocas de crisis del sistema, como el movimiento Antiglobalización o el reciente 15-M; comenta Isabel que en su opinión estos movimiento adolecen la ausencia de un líder que los encabece y Laly indica que son embriones que muchas veces quedan sin desarrollar.

Pilar ha leído Gandhi : profeta de la libertad, personaje de quien destaca un carácter perseverante y muy persuasivo. Sobre la autora, dice que en los últimos años le han criticado su apoltronamiento, que ella justifica asegurando que con el paso del tiempo ha cambiado la manifestación en la calle por el trabajo técnico en un departamento, pero que su lucha continúa. Sobre el libro acerca de Gandhi, Pilar dice que le ha ampliado lo que sabía del político indio, a quien define como un mesías que puso en práctica la rebeldía sin violencia; da algunos datos biográficos sobre Gandhi, como por ejemplo que marchó a estudiar a Inglaterra, donde no debía probar el vino ni la carne ni el sexo, y que sólo incumplió la última prohibición; también cuenta que una vez de regreso a la India convertido en abogado, tuvo un incidente en un tren viajando en primera clase, de donde le echaron por ser hindú, lo que marcó el inicio de su activismo, promulgando la desobediencia a los ingleses a través del boicot pacífico; señala Pilar que trató de implicar en su lucha a las mujeres (recuerda la Marcha de la Sal) y que basó su rebeldía en aspectos culturales (como la reivindicación de la vestimenta tradicional de su pueblo). A continuación, Pilar lee algunos textos del libro, donde la autora muestra las comparaciones cargadas de humor que hacía Gandhi entre su cultura y la ocupante, así como sus contradicciones, como el hecho de que pusiera a prueba su castidad acostándose con su sobrina, o de que renegara de su hijo mayor, que murió en la miseria (alcohólico, señala Sara); a esto último añade Rosa que Gandhi parecía más preocupado por su lucha política que por su propia familia. Concluye Pilar señalando que Gandhi le parece un hombre admirable, a lo que Rosa contrapone el hecho de que en la actualidad la India esté dividida; indica Laly que la India siempre ha sido un continente ingobernable y Mercedes dice que el único objetivo de Gandhi era expulsar a los ingleses.

Mercedes ha leído Por amor a la India, que es una novela histórica. Dice que está muy documentada, aunque tanto dato histórico intercalado con innumerables amoríos, produce cierta sensación de vacío cuando la trama pasa de un género a otro, lo que para Mercedes es síntoma de no alcazar la narración histórica ni la ficción. La novela parte con una manifestación que termina en explosión de violencia que a Gandhi repugna, y a partir de la cual comienza a predicar métodos pacíficos de resistencia, como el ayuno; es una mezcla de intrigas políticas y pulsiones sexuales, donde destacan las figuras de Luis Mountbatten, su mujer Cynthia Annette y Nehru. Destaca Mercedes la muerte de la mujer de Gandhi, al negarse a ingerir antibióticos a instancias de su marido. Indica Sara que este libro y la anterior biografía muestran la pasión de Clément por la India, donde fue diplomática. Finalmente insiste Mercedes en que este tipo de novela histórica no termina de gustarle, pues preferiría que estuviera enfocado de una forma u otra, y no mezclando realidad y ficción.

Laly ha leído en parte El viaje de Teo, que es un best-seller (Valentín lo compara con El mundo de Sofía, de Jostein Gaarder). Laly lee un texto sobre la novela: indica que no se menciona la enfermedad del niño (Isabel dice que en el segundo viaje sí se nombra) y que no es un viaje alrededor del mundo sino a través de las religiones, ya que su tía cree que la enfermedad de su sobrino es más del alma que del cuerpo. Dice Laly que la autora es muy descriptiva y respetuosa con las religiones, aunque no analiza en profundidad ninguna de ellas; cree que es algo confuso por eso, sobre todo al principio cuando trata los Monoteísmos; respecto a religiones que no son occidentales, comenta Laly que se nota que son mucho más espirituales que las nuestras (añade Toñi que en nuestros pueblos quedan personas muy religiosas y señala Maite el matiz de fanatismo en la expresión religiosa de algunas culturas). Laly dice que ha leído hasta la mitad del libro e insiste en que los caracteres sobre las religiones que señala la autora le han resultado algo confusos, al tiempo que destaca las descripciones de los viajes, que cree muy apropiadas y bellas para el lector adolescente. Acerca de la autora, señala Laly que en una ocasión afirmó haber querido ser filósofa para entender Auschwitz y que su decepción tras Mayo del 68 estuvo enfocada a la falta de valores de los conocimientos vigentes que este movimiento puso en evidencia; así mismo, evoca Laly la figura de Doris Lessing, tratada hace tiempo en nuestro taller, y en concreto su obra El sueño más dulce, donde describe el entusiasmo juvenil de la época y el desencanto resultante, sobre todo por la experiencia de las comunas hippies. Por último, menciona dos noticias culturales: la celebración de los cuarenta y cinco años de la publicación de Cien años de soledad, y la publicación de un libro con relatos del taller de creación literaria al que ella y Rosa asisten.

Toñi ha leído La sultana, que trata de una niña raptada por los cosacos; al principio de su cautiverio, está bajo la responsabilidad de un joven que la trata bien y la cuida, pero a quien después matan; luego queda confinada en un harén. Es la historia de la vida de esta mujer, que tiene muchos hijos, sueña con la educación cristiana que recibió de sus padres y llega a ser esposa del sultán, en torno a cuya bisexualidad giran todo tipo de intrigas amorosas. Concluye Toñi afirmando que es una novela muy sensual.

Sara, al igual que Pilar, ha leído Gandhi; a la biografía del personaje, el libro añade una serie de testimonios y documentos que la completan (por ejemplo, menciona Sara una serie de instrucciones para ejercer el ayuno como protesta). Lee un texto que figura al comienzo del libro y comenta sobre el mismo que el fundamento de la lucha no-violenta de Gandhi fueron los derechos civiles de los indios. Añade Sara que un punto inicial de la rebeldía fue la Ley Negra, que obligaba a todos los indios a inscribir sus huellas dactilares en un registro; también habla del temor que se difundió por la India durante la Segunda Guerra Mundial, ante la posibilidad de un ataque japonés.

Rosa ha estado leyendo un pdf sobre Lo femenino y lo sagrado, epistolario entre Clément y la escritora y filósofa Julia Kristeva, donde ambas enfocan, bajo perspectiva femenina y feminista, muy diversos asuntos, poniendo en común sus discrepancias, tanto como sus concordancias. Lee un texto sobre diversas novelas de la autora (Azul acero, Claude Levi-Strauss, El juego de la verdad, donde se trata la relación amorosa de Heidegger con una alumna suya y su adhesión al nazismo, y El vals inacabado, sobre la emperatriz Sissi), donde se entremezclan datos históricos con ficción, lo que la convierte en precursora de la novela histórica actual.

Maite ha leído Azul acero, novela que transcurre en el París de la Segunda Guerra Mundial y narra las relaciones íntimas entre personas de distinto origen cultural y religioso, desde el punto de vista de una descendiente que vive la experiencia de Mayo del 68. Dice Maite que le ha gustado mucho, que es muy ameno y está bien escrito; destaca el recorrido cronológico que hace a lo largo del siglo XX y que, a pesar de ser una saga, no es difícil seguir los nombres de los distintos protagonistas. A pregunta de Rosa sobre si tiene tintes autobiográficos, señala Maite que ella cree que es del todo autobiográfico. Finalmente, recuerda un comentario que se hiciera en una sesión anterior (la dedicada a Pérec y por medio de Pilar) acerca de la envidia que le tengamos o no a la cultura francesa, y señala Maite que ella la ha sentido ante las relaciones de pareja que se dan en la novela, realmente modélicas en cuanto a liberación de prejuicios.

María José no ha leído ningún libro, sino que ha buceado en Internet buscando información y ha encontrado un artículo y el extracto de una conferencia: en el primero, a propósito de la cadena de atentados que tuvieron lugar el once de septiembre de 2001 y dieron origen a la guerra entre EE UU y el Afganistán de los talibanes, la autora escribe sobre el trato que las mujeres recibieron por el mencionado régimen; en el segundo, Clément reflexiona sobre la mujer y lo sagrado, analizando las acepciones etimológicas de este concepto y sus relaciones con lo femenino, señalando, por ejemplo, que en las culturas primitivas tanto la menstruación como la gestación han sido consideradas evidencias de la impureza de la mujer, y servido para señalar su inferioridad ante lo sagrado, oponiéndolo a las hecatombes, que aun siendo sangrientas satisfacen a la divinidad, como manifestación sagrada propiamente masculina. María José señala que en ambos textos se muestra la faceta feminista de la autora; Rosa indica que este feminismo se muestra positivo, y Maite comenta que en Azul acero también se entrevee la posición activa de la autora respecto a los asuntos de género.

Valentín ha leído fragmento de su Memoria, en donde la autora habla, entre otras cuestiones, de la dificultad encontrada como mujer para adquirir una formación intelectual, de su visita a Auschwitz, de que a su juicio y contra el de aquella feministas radicales, la exaltación de la maternidad no es incompatible con la defensa de un papel menos tradicional de la mujer en la sociedad, etc. También cuenta que se casó con un compañero de profesión cuando estaba en la Universidad, quien al parecer la abandonó, a lo que interroga Laly sobre su posible homosexualidad, ya que una de sus obra está dedicada “a su adorada”…; pero indica Valentín que no hay otra mención sobre su vida sentimental. Por otro lado, señala que Clément escribió dos óperas y siempre reconoció a Jacques Lacan y Levi-Strauss como sus principales fuentes intelectuales; a propósito de este último, Valentín menciona una anécdota según la cual el padre del Estructuralismo habría visitado la biblioteca personal de la autora, ordenada por afinidades, y le habría indicado los libros de varios autores que de ningún modo deberían estar junto a los suyos. Acerca de los libros de Teo, Valentín lee un fragmento muy citado en el cual el niño reflexiona sobre la existencia de Dios y, para terminar, menciona el triángulo amoroso que fue el meollo de la política india en los tiempos de la retirada de los británicos (Nehru, Mountbatten y Cynthia Annette) y la declaración de la autora acerca de su labor en la Universidad, a la que en un momento determinado decidió poner fin por no satisfacer sus inquietudes intelectuales.

Al igual que Isabel, Seve ha leído en parte El segundo viaje de Teo, “hasta la página cincuenta y dos”; indica que, en este segundo viaje, es la tía quien está enferma y entonces su sobrino, que ha crecido y se ha hecho médico, la lleva por el mundo para sanarla (señala Isabel que al principio él no quiere, pero finalmente se convence de que es su obligación). Dice Seve que Teo es un médico naturalista (señala Rosa que ejerce varias actividades como cooperacionista), y allá por donde pasan va denunciando el deterioro que está sufriendo el planeta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s