18 de enero de 2012: JACQUELINE CERVON

Reunidos: Pilar, Pepe, Eugenio, Luis, María José, Maite, Rosa, Sara, Toñi, Lali y Mercedes.
Pilar comienza leyendo los pocos datos biográficos disponibles en Internet, y cuenta que la autora nació en el seno de una familia de artesanos, que firmó sus obras bajo seudónimo utilizando el nombre de su pueblo como apellido, que cursó bachillerato de Artes y Periodismo y que vivió durante años en el país africano de Yibuti; durante los años sesenta, Cervon comenzó a escribir literatura para niños y jóvenes, usando como principal referencia sus viajes. Mercedes comenta que escribió aproximadamente unos cuarenta libros. Pilar ha leído un fragmento de La jarra rota que consiguió a través de Internet; Rosa comenta que ella pudo descargarse Selim completo en pdf. Por último, Pilar destaca que en el plan de lecturas del Gobierno de Navarra se encuentre la autora, a lo que indica Rosaque sus obras están centradas en mostrar pedagógicamente valores como el compañerismo y la amistad.
Pepe ha leído Barril de pólvora, que tiene como fondo la convivencia hostil entre turcos y griegos en la isla de Chipre, en época posterior al destronamiento de Constantino de Grecia, y trata de unos pescadores turcos que encuentran a un joven náufrago griego en la playa y lo recogen. Como aporte de interés en la lectura (que considera entretenida y amena), Pepe destaca la crueldad del trabajo de las mujeres turcas para preparar las esponjas, así como las secuelas de la pesca a pulmón necesaria para cogerlas; pero salvo estos detalles del proceso de obtención de esponjas y el reflejo del odio entre turcos y griegos por cuestiones territoriales, Pepe no ha encontrado mayor aportación; Toñi subraya la amistad entre los protagonistas como un aporte de la obra, a lo que replica Pepe que el tratamiento de la amistad no es algo novedoso en literatura, aunque reconoce que la amistad que une al joven náufrago con uno de los pescadores, quienes se parecen físicamente como dos gotas de agua, merece atención. Rosa indica que la literatura de Cervon está destinada al público juvenil, que es al que puede enriquecer; Lali corrobora que toda la obra de la autora está dirigida a la enseñanza de valores entre los jóvenes, principalmente la amistad. Pepe confirma que en efecto éste es el mensaje principal de la novela, y concluye señalando que en la edición que ha leído, ha echado en falta un prólogo que le hubiera situado respecto a la autora.
Eugenio no ha encontrado nada de información sobre la autora, ni en Internet ni en enciclopedias ni en diccionarios o libros especializados en Literatura Infantil y Juvenil escritos en español, y sólo quiere lanzar a debate la cuestión de la Literatura de valores destinada a niños y jóvenes como una forma de dirigismo que, a su juicio, maleduca a los lectores, acostumbrándoles a encontrar unas facilidades que les alejan de la buena literatura y les condenan a la literatura de consumo. Luis, poniendo como ejemplo la serie Fray Perico, indica la confusión de una literatura destinada a niños con otra enfocada a mentes simples, y destaca que la invención de la Literatura Infantil y Juvenil tuvo como objeto el fomento del hábito lector. Lali cuenta que al coger el libro de Cervon de la Sala Infantil de la Biblioteca, quedó impresionada por la gran cantidad de libros que había; recuerda que en su época, la literatura que se leía a estas edades eran los clásicos del siglo XIX: Verne, Stevenson, Dickens; Luis comenta que hay también un literatura clásica nuestra escrita pensando en los niños, que no por ello es simplona y pedagógica, y pone el ejemplo de Gloria FuertesPilar comenta que ve bien la diversidad, y Rosa apunta que si a una persona le gusta leer, no tiene por qué tener problema alguno ante la proliferación de literatura de baja calidad; por otro lado, Sara recuerda que ella leía a Pérez Galdós. Por su parte, Eugenio comenta que cree descubrir un paralelismo discriminatorio entre la materia que se enseña en el Instituto, por ejemplo en Matemáticas, cuyos contenidos actuales hace tiempo eran casi universitarios, y la materia de lectura literaria que se ofrece a los adolescentes, que no favorece el desarrollo del gusto y del acervo. Pepe señala que en sus tiempos no existía una literatura infantil-juvenil como tal, y Lali recuerda que en aquella época la educación en general no era obligatoria (indica que sus alumnos de la Escuela de Mayores han sufrido esta frustración y ahora están deseando aprender de todo), y considera que tal cantidad de información como se dispone hoy en día, no garantiza una calidad proporcional.

Luis, alejándose del tema que tratamos, nos anuncia que ha recuperado su construcción de semblanzas de los miembros del taller; cuenta que una semblanza es una descripción irónica de una persona o personaje, como un retrato fotográfico en negativo, y dice que en su momento las hizo pero tuvo que abandonarlas porque hubo algunas personas que no lo comprendieron y se enfadaron. Confiesa que para las nuevas ha cambiado de sistema, y se ha vuelto más generoso. Finalmente lee la semblanza que ha hecho de Toñi, que a ella le agrada en grado sumo.

María José ha leído Selim, pero no completo por deficiencias en la descarga. Le ha parecido una historia muy entrañable que fomenta la amistad y la generosidad entre los niños, pero pide a quien lo haya terminado que le cuente el final. Rosa -en una situación insólita para un club de lectura- cuenta el final de la historia: hacen el trueque y ayudan a la niña. Acaba bien, concluye María José.

Maite ha leído algunos datos biográficos que recogió de Internet. Por otro lado ha buscado en las librerías más grandes del país algún libro de la autora, pero no lo encontró; los ejemplares que había en la Biblioteca ya no estaban disponibles, y tampoco logró acceder a ningún archivo de texto vía Internet.

Rosa lee fragmentos de Selim y cuenta el argumento; confiesa que lo que más le ha gustado ha sido el subtítulo del libro: “el vendedor de alegría” (Toñi dice que ha ella lo que más le ha gustado ha sido la poesía de introducción). Rosa comenta que Selim enseña amistad, generosidad y responsabilidad (la obligación moral de implicarse ante las injusticias). Mercedes señala que el instinto pedagógico de la autor debió de acentuarse en los años que pasó en África, y también gracias a su maternidad. Rosa concluye diciendo que conseguir que un libro escrito para niños guste a éstos, es un gran mérito.

Sara ha leído Cosecha en el desierto; situado en Irán, en un poblado para leprosos, cuenta las andanzas de tres personajes: una anciana que tiene un porche oculto a sus hijos y con el que sale a viajar, un estudiante en prácticas que se encuentra por el camino y un chico que quiere ser poeta y vagabundea y se une a los otros dos; la amistad entre ellos surge y juntos llegan al poblado; señala Sara otra historia de amistad dentro del libro, entre uno de los visitantes con un leproso kurdo que es adicto al consumo de opio. Le ha parecido un libro entretenido, de fácil lectura y que ella resumiría como una bonita historia de amistad y perdón.

Toñi ha leído Barril de pólvora, igual que Pepe. Sobre el proceso de recogida de esponjas, reconoce Toñi que a partir de este momento puede justificar el alto precio que las esponjas naturales alcanzan en el mercado; indica Rosa que su venta está actualmente prohibida y Maite, que cuando se sabe el esfuerzo que cuestan ciertas cosas es cuando se aprende a valorarlas. Toñi destaca del argumento la escena en la que uno de los muchachos que se parecen entre sí sustituye al otro en la pesca de esponjas, ante una indisposición de éste. Finalmente, Toñi lee la poesía introductoria de Selim, libro que ha leído también, y cuya parte leída a continuación, ha sido lo que más le ha gustado.

Lali lee un texto que ha escrito sobre su lectura de Diango de la isla verde. El libro trata de dos niños, uno que pertenece a los tuareg y otro que vive en la ribera del Níger y a quien el primero, con el sentimiento de superioridad como raza del desierto que tiene, quiere convertir en esclavo; ambos viven en el mismo país, pero son completamente diferentes, lo que propicia un aprendizaje mutuo (cada uno va descubriendo las cualidades del otro y se fascina con ellas). Lali destaca el lenguaje poético de la autora, y que su prosa está sembrada de hermosas metáforas; señala el valor de la amistad, que es algo que los adultos ya conocemos pero los niños aún tienen que descubrir; Toñi comenta que también muchos adultos todavía no la han descubierto.

Mercedes ha leído algunos datos biográficos, pero no ha conseguido ningún libro. Se pregunta sobre la importancia que en la Literatura francesa deba tener Cervon, como autora de una extensa obra enfocada a la infancia y de tan marcado carácter pedagógico.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s