Presentación del III Ciclo de Literatura francesa y francófona (05/10/11)

En torno a nuestra coordinadora Isabel, nos reunimos para esta primera sesión del nuevo curso; algunos que repetimos (Toñi, Enrique, Pepi, Lali, Mercedes, Seve, Rosa y Eugenio) y otros que se incorporan (Valentín, Angelines, Pilar, Neus y María José). Ya somos catorce, pero Isabel nos comunica que aún faltan compañeros del añor pasado (Maite, Marifé y Luis) y una nueva incorporación (José). De salida, por tanto, seremos dieciocho, que ya es un nutrido grupo; sabemos que ser demasiados puede obstaculizar la fluidez de las sesiones, pero este año queremos crecer.

Isabel procede a presentar el proyecto. En cada sesión será tratado un autor de quien se habrá leído alguna obra o indagado en su vida, estilo literario o circunstancias afines a su actividad creativa.

En primer lugar, los materiales a emplear: libros disponibles en las Bibliotecas y fuentes de Internet (quien tenga libros en casa o quiera comprárselos, también vale…). Más tarde comenta Eugenio que al final de cada sesión colgará en el blog los enlaces de recursos en Internet correspondientes al siguiente autor, y también llevará libros de la Biblioteca donde trabaja. ¡Que no nos falte de na!

Se enumeran las formas de intervención en las tertulias: lectura de datos biográficos sobre el autor tratado, expresión de las impresiones causadas por la lectura de sus obras, trabajo escrito o discurso oral sobre diversos aspectos relacionados. Cada intervención constará de unos cinco minutos de exposición. Isabel añade que hubo una época en que se armaba de un cronómetro para medir las intervenciones, pero que finalmente la duración de las mismas ha quedado limitada por el sentido común de hablante y oyentes. Lali bromea sugiriendo que, en vez de un reloj, sería más eficaz un látigo, y a continuación recuerda que, a propuesta de Luis (que hoy no está presente) se decidió que pudieran alargarse más allá del tiempo estipulado aquellas exposiciones que estuvieran resultando más interesantes y enriquecedoras. Al hilo de esto, Isabel comenta lo mucho que estamos aprendiendo en las sesiones, gracias a que las intervenciones adquieren cierta interacción y la falta de rigidez genera debates. Se concluye que estas licencias son posibles al primar siempre el respeto a quien tiene la palabra.

Sobre el turno de palabra, añade Isabel que cada cual es libre de hacer uso como le plazca, siendo totalmente legítimo ceder el tiempo propio a un compañero y limitarse a ser oyente. En torno a las dificultades que algunas personas encuentran a la hora de hablar en público, se comenta que suelen ser vencidas cuando se adquiere confianza en uno mismo y en el grupo. Como una forma de ir venciendo la timidez, Eugenio sugiere escribir las impresiones que se desean expresar para leerlas posteriormente en la sesión.

Surge una pequeña conversación en torno a la comprensión de algunos autores, que en ocasiones es difícil para algunos miembros de la tertulia, y lo mucho que ayuda compartir impresiones; al hilo de la misma, Toñi recuerda que el año pasado no entendía nada de Rimbaud, hasta que en la sesión en que fue tratado, Rosa leyó un poema del autor y explicó lo que a ella sugería.

A continuación, Isabel nos lee textualmente la metodología de las sesiones redactada por Isabel Jaén Portillo, diseñadora del curso, expuesta más arriba, y reparte la documentación: un calendario para anotar los autores correspondientes a cada sesión y un listado con los autores elegidos para el nuevo ciclo.

Isabel comenta que sigue existiendo un fondo pecuniario acumulado en los últimos años, y que, dado que ya no se hacen fotocopias, ha llegado el momento de gastarlo; para ello, nos insta a tomar un aperitivo cuando termine esta primera sesión.

Finalmente, nuestra coordinadora comenta que a lo largo del curso solemos organizar dos o tres excursiones, normalmente visitas culturales o recorridos literarios por Madrid.

A continuación se abre una ronda de presentación de nuestras nuevas compañeras, para que rompan el hielo. Tras la misma, surge un pequeño debate en torno al fenómeno de la lectura, del que suscribo algunas impresiones: Valentín comenta que busca lecturas ágiles, y que es poco partidario de los estilos densos; Angelines confiesa que quisiera depurar su gusto literario para saber qué buscar cuando entra en una Biblioteca; Isabel asegura que ella ha aprendido a seleccionar sus lecturas gracias a nuestras tertulias literarias y Neus se cuestiona hasta qué punto la lectura de una obra se capacita para juzgar a un autor; Lali afirma que la calidad de los autores que tratamos influye positivamente en el desarrollo de nuestro capacidad selectiva y crítica ante cualquier nuevo texto que llega a nuestras manos, y que a medida que afinamos nuestro gusto literario, accedemos a obras más estimulantes para el intelecto; Mercedes rompe una lanza en favor de los best-seller y la literatura fácil y afirma que cumplen su función como material iniciático en el camino del disfrute de la Literatura; Neus añora entonces el momento en que será capaz de leer el Ulysses de Joyce, a lo que Lali le contesta que no se preocupe, que aún es muy joven y algún día lo conseguirá.

Cerramos la sesión para disfrutar del aperitivo prometido a costa de ese fondo pecuniario que nos quemaba las manos. Nos citamos para dentro de quince días (el próximo miércoles es fiesta en España), con el primer autor de la temporada: Henri Michaux, poeta y ensayista, maestro del instante.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo REUNIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s