SOBRE “EL POETA ASESINADO” DE APOLLINAIRE / Eugenio

Palos, piedras y esputos contra el Poeta, ¡qué malos tiempos éstos para la lírica! Tiempo de las crudas realidades, tiempo del insulto y la indignación mediática. Tiempos de la sospecha desinformada. Tiempos en que el respetable ciudadano demanda los certificados del apocalipsis.

¿Será que Croniamantal era un poeta comprometido? ¿O es que la poesía no ha sido siempre un compromiso, una promesa, una ofrenda, un sacrificio? Aunque no entienda de lucha de clases, ni hable en nombre del pueblo en vano alabado nombre del pueblo.

Aunque no seas, poeta, agente de ideología o cosmología alguna, ¿no has sido siempre tú el más alto compromisario de la vida? Pueden los tiempos obligarte a tomar partido, y unas voces en la discordia pedirte que declares tu postura, sólo una posible entre dos. Confesar tu intención, tus hipótesis, la titularidad de tus sentimientos.

Pero no te inquietes, poeta, que no tienen autoridad quienes te niegan. Son voces de gargantas roncas, carentes de la majestad de la lira; se someten al rumor colectivo y añaden un susurro sibilino al vocerío irracional del eco. El lema, la consigna, la letanía. No te inquietes, poeta, que les falta el acento. Pero tampoco descuides.

Porque esos que ahora proclaman el compromiso, no conformes con ensuciar de propaganda tu poesía, van a instarte a olvidar los designios de tu seno, la frágil paradoja de tu pensamiento, el pacífico desembarco de la palabra en tu paladar reseco: que te unas a su coro mesiánico. ¡Qué ironía del destino impío! Tú que predicaste en el desierto la injusticia del verso complaciente, antes, cuando los tiempos eran buenos para los acólitos y la inanición del conformismo les encharcaba los pulmones, ahora debes soportar que te exijan cumplimiento de un dogma que te asesina el verbo.

Malos tiempos son, repito, pero no cejes en el empeño. Te esperará estatua de vacío, hecha de suspiros invisibles, levantada con el barro ausente de las verdades silenciadas en el concierto de las mentiras. Lluvia en la sequía serás, pronta a evaporarse; poeta, fugaz pero imborrable.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo NUESTRAS EXPRESIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s