GUSTAVE FLAUBERT / Laly

 

Su novela, Mme Bovary, fue acusada de ofensa a la moral y la religión: el proceso concluyó con la absolución del escritor. El escándalo del proceso trajo consigo un importante éxito de público. La originalidad del libro residía en su antirromanticismo. Por un lado, el desengaño de los ideales de la protagonista, y por otro, Flaubert adoptó un método de trabajo escrupulosamente documental. La novela se centra en la figura de una mujer inquieta, insatisfecha, símbolo de una incurable frustración sentimental y social, que dio lugar al término “bovarismo”
En general, Mme Bovary produce una impresión de intensa realidad, y eso es así, no porque los personajes sean muy parecidos a personas de carne y hueso, sino porque el autor ha descrito los detalles con extremo acierto.
La historia de la novela fue una historia real, de un tal Eugene Delamare. Este hombre había sido interno en el hospital de Rouan, y tenía clientela en un pequeño pueblo cercano. A la muerte de su primera esposa, una viuda mayor que él, se casó con la bonita y joven hija de un granjero. La joven era manirrota y presuntuosa, y pronto se aburrió de su gris marido, y tuvo una serie de amantes. Contrajo deudas, y  pidió dinero prestado a usureros y amantes. Finalmente, sin escapatoria, se suicidó tomando veneno. Su marido se quitó la vida poco después. Como vemos, Flaubert intentó seguir esta historia al pie de la letra.
Después de su muerte se publicó un librito que se titula algo así como ”Catálogo de opiniones” o “Diccionario de las ideas preconcebidas”. En él, Flaubert se burla de todos los juicios tradicionales y los tópicos usados en la vida y en la literatura. Se divierte el escritor coleccionando frases de los que fingen ser muy cultos. Intenta decirnos que el tópico acaba en la contradicción, lo irrazonable, lo absurdo. Porque si buscamos en dicho diccionario la palabra rubia vemos que las rubias son más ardientes que las morenas, y hallamos que las morenas son más calientes que las rubias, pero menos que las negras. Pero la cosa se complica todavía más porque las pelirrojas parecen ser más ardientes que todas ellas.

Lali Fernández

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo NUESTRAS EXPRESIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s